NOTICIAS
23/03/2013 14:58 CET | Actualizado 23/03/2013 14:58 CET

Mourinho, misterioso: "Hay cosas que están a punto de pasar y nadie imagina"

AFP

El entrenador del Real Madrid, el portugués José Mourinho, agradeció el respaldo de su exjugador del Inter de Milán Pandev en las acusaciones de desvío de votos en la elección a mejor entrenador del mundo y sembró de dudas su futuro.

"Toda la gente sabe que tengo espíritu aventurero. Para ellos (familia) no es fácil. Vamos ver qué pasa. Después de Inglaterra, Portugal, Italia y España, no es fácil un nuevo destino. Puede ser un destino repetido", señaló. En su intervención, ahondó en el misterio acerca de su futuro: "Hay cosas que pueden estar a punto de pasar y nadie se imagina", apuntó.

En la presentación de una exposición inaugurada hoy en Setúbal (sur de Lisboa) por sus 50 años, Mourinho aclaró que su incomparecencia en la gala de Zúrich no se debió a que no fuese a ganar. "Mi intención fue solo una, que las personas sepan que no fui porque no ganaba. Probablemente no ganaría de todas formas. Las cosas están claras y nadie me puede criticar. No tengo nada más que decir", expresó. No obstante, el técnico nacido en Setúbal expresó su gratitud al macedonio Goran Pandev, quien aseguró esta semana que su voto al mejor entrenador del mundo estuvo adulterado, a pensar de que la FIFA publicó un documento para probar lo contrario.

"Quería agradecer a una persona de las muchas que me llamaron. Agradecer a aquel que tuvo la honradez y la fuerza de asumirlo públicamente, porque se que no es fácil", expuso el entrenador luso, quien confirmó que se trataba del apoyo del propio Pandev.

Mourinho, con contrato en el Real Madrid, abordó enigmáticamente su futuro y señaló que no será "un drama" si no gana la Liga de Campeones este año, competición en la que su equipo está emparejado en los cuartos de final con el Galatasaray turco. "Tener dos (Liga de Campeones) ya es difícil, hay muchos grandes entrenadores que no tienen ninguna", dijo.

"Me tratan como me gusta ser tratado. Ir por la calle, estar tranquilo, que no me molesten, que me llamen Zé (diminutivo de José en portugués). Sentir lo que soy: una persona normal a la que la vida profesional me llevó a una dirección en la que hacen de nosotros aquello que no somos", manifestó.