INTERNACIONAL
30/03/2013 10:41 CET | Actualizado 30/03/2013 10:41 CET

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, afirma que el rescate a Chipre no es modelo para futuros programas

EFE

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, considera que el rescate a Chipre, que obliga a los grandes depositantes a contribuir, no es un modelo para futuros programas de ayuda a países de la eurozona.

"Chipre es y seguirá siendo un caso único y especial", asegura Schäuble en una entrevista difundida por el periódico popular alemán Bild.

El titular de Finanzas explicó que los dos principales bancos de Chipre eran "en la práctica insolventes" y, además, el Estado chipriota no podía "asegurar el dinero en los depósitos" debido a la hipertrofia del sector bancario del país. "Por eso tuvieron que ayudar los demás Estados de la Eurozona", agrega el ministro alemán.

Asimismo, indicó que el Eurogrupo decidió que "propietarios y acreedores participasen en los costes" del rescate, "esto es, aquellos que contribuyeron a originar la crisis". No obstante, Schäuble cree que la decisión en torno a Chipre no crea un precedente, frente a la opinión del presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, que al posicionarse así en un primer momento esta semana volvió a hacerse tambalear las bolsas del continente.

En una entrevista esta semana, Dijsselbloem dejó abierta la puerta abierta a que el modelo de rescate de Chipre pudiera en el futuro aplicarse a otros países, aunque luego retiró sus palabras.

"Los depósitos en Europa están seguros", afirma en sentido contrario el ministro alemán en su entrevista en Bild, aclarando asimismo la postura del Gobierno alemán, cuya indefinición a este respecto había contribuido a las turbulencias.

UN PROBLEMA "MUY SINGULAR"

El pasado miércoles el Gobierno alemán recalcó que el rescate a Chipre respondía a un problema "muy singular", pero evitó descartar abiertamente la implicación de los depositantes en futuros programas de ayuda a otros países de la eurozona.

La Comisión Europea descartó esta semana que las líneas trazadas por el programa de ayuda a Nicosia puedan conformar un modelo para futuros rescates en el seno de la eurozona.

En este sentido, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el presidente de Francia, François Hollande, también defendieron esta semana en un encuentro en París que el acuerdo en torno a Chipre es "único" y "excepcional".

UN RECORTE DEL 37,5%

Por otro lado, los depósitos no garantizados del Banco de Chipre sufrirán una quita inicial del 37,5%, según un decreto del Banco Central de Chipre filtrado a los medios chipriotas.

Según el decreto, firmado por el gobernador del banco central del país, Panikos Dimitriadis, pero que todavía no ha sido publicado, los clientes de los bancos con depósitos superiores a los 100.000 euros transformarán en acciones bancarias el 37,5% de sus acciones.

Las cifras se acercan a las adelantadas esta semana por el ministro de Finanzas, Mijalis Sarris, quien había hablado de pérdidas de hasta el 40%. El Banco de Chipre ha sido sometido a una amplia reestructuración como consecuencia del acuerdo del Gobierno de Nicosia con la troika, que además contempla la liquidación del Banco Popular y su división en un banco bueno y uno malo.

Los depósitos garantizados pasan automáticamente al Banco de Chipre, mientras que los superiores a los 100.000 euros sufrirán un recorte mucho mayor que los del Banco de Chipre.

ESPACIO ECO