INTERNACIONAL
10/04/2013 12:46 CEST | Actualizado 10/06/2013 11:12 CEST

Bruselas contradice el optimismo de Rajoy sobre el crecimiento: "La recesión puede alargarse a 2014"

AFP

El fin de la burbuja inmobiliaria y la década de crédito barato está provocando "un impulso negativo en la demanda doméstica, que ha sumergido a la economía en una recesión" que "se puede alargar hasta 2014". La frase corresponde a la Comisión Europea y figura en un detallado informe (aquí en pdf) que amenaza a España con una multa por no poner en marcha las reformas prometidas, entre ellas las políticas activas de empleo, el fomento de la formación profesional o el facilitamiento del crédito para las pequeñas y medianas empresas.

La sospecha de Bruselas, fundamentada en los efectos de la austeridad, choca de lleno con la predicción hecha por Mariano Rajoy la semana pasada, cuando aseguró que España crecerá "con claridad" y creará empleo en 2014.

El documento es parte de la revisión anual del Ejecutivo comunitario sobre los llamados "desequilibrios macroeconómicos", un ejercicio puesto en marcha tras el estallido de la crisis para controlar y acabar con problemas que no salían a la luz con la aplicación del Pacto de Estabilidad y Crecimieno, que sólo tiene en cuenta deuda y déficit. Se trata de reformas en otros ámbitos, como el laboral, la competitividad, el equilibrio sobre exportaciones e importaciones o las burbujas económicas.

El Gobierno, a ojos de Bruselas, suspende. Y la multa puede ser de hasta el 0,1% del PIB.

"La agenda de reformas (del Gobierno) sigue siendo incompleta, e incluso las reformas que ya se han aprobado todavía no han tenido pleno efecto debido a retrasos en su aplicación. Como resultado, la capacidad de ajuste de la economía sigue siendo insatisfactoria, ya que la mayor parte del ajuste recae sobre el empleo".

Sólo España y Eslovenia componen el grupo de países con graves desequilibrios macroeconómicos en relación al conjunto de países europeos y el Gobierno deberá satisfacer a Bruselas a finales de mes, cuando tiene previsto presentar nuevas medidas. Si no, el Ejecutivo comunitario podría sancionar al Gobierno de Mariano Rajoy este mismo año.

¿QUÉ MÁS QUIERE BRUSELAS?

El Gobierno presume de haber recuperado la confianza de las instituciones europeas y de estar poniendo en marcha las reformas necesarias, algo que sólo es visto así parcialmente por Bruselas. El paro llegará al 27% en 2013, dos puntos más que en 2012, según Bruselas.

En particular, Bruselas pide al Gobierno de Mariano Rajoy que revise la reforma laboral aprobada el año pasado para garantizar que cumpla los objetivos de "más eficacia y reducción de la dualidad del mercado laboral, mayor flexibilidad interna, un proceso de negociación salarial que garantice un mejor alineamiento de los salarios con las condiciones económicas, más empleabilidad de los jóvenes y mayor uso de contratos fijos".

También reclama "reforzar las políticas activas de empleo, los servicios públicos de empleo y la formación profesional". "La capacidad de ajuste de la economía, la absorción del gran número de parados y la competitividad dependen decisivamente de un mercado laboral que funcione bien", avisa el Ejecutivo comunitario.

Además, España deberá seguir haciendo "continuos esfuerzos" en los próximos años para garantizar la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas. "La credibilidad del ajuste fiscal se vería reforzada basando la consolidación en medidas estructurales, también para garantizar la sostenibilidad del sistema de Seguridad Social", señala el informe.

La Comisión solicita al Gobierno que "complete rápidamente" la reestructuración y recapitalización de los bancos que se han beneficiado del rescate de la UE y las reformas exigidas en el sector financiero, y que impulse otras fuentes de financiación, en particular para las pymes. También aboga por medidas para impulsar el mercado del alquiler.

Finalmente, el Ejecutivo comunitario espera del Gobierno más iniciativas para liberalizar los mercados de productos y servicios, incluyendo las industrias de red, y una revisión del sistema impositivo para que sea más compatible con el crecimiento.

"La agenda de reformas (del Gobierno) sigue siendo incompleta, e incluso las reformas que ya se han aprobado todavía no han tenido pleno efecto debido a retrasos en su aplicación", resalta el informe. "Como resultado, la capacidad de ajuste de la economía sigue siendo insatisfactoria, ya que la mayor parte del ajuste recae sobre el empleo", agrega.

PRIME DAY