INTERNACIONAL
11/04/2013 22:00 CEST | Actualizado 11/04/2013 22:07 CEST

Human Rights Watch denuncia que el Ejército sirio bombardea deliberadamente a la población civil (VÍDEOS)

Gtres

Panaderías, hospitales, escuelas... El Ejército sirio no ha tenido reparo en bombardear a sus civiles, según ha podido documentar Human Rights Watch durante el último año en un informe de 75 páginas publicado este jueves titulado Muerte desde el cielo: Deliberados e indiscriminados ataques aéreos sobre civiles.

Basándose en entrevistas a más de 140 testigos y víctimas de ciudades como Aleppo, Idlib y Latakia, los responsables del informe han podido documentar la muerte de al menos 152 civiles por bombardeos del Ejército sirio sobre áreas controladas por la oposición, las únicas a las que han tenido acceso. Una pequeña muestra de los más de 4.300 civiles muertos desde julio de 2012 que denuncian los activistas sirios.

ADVERTENCIA: LAS IMÁGENES DE LOS VÍDEOS DE ABAJO PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD DEL LECTOR

"Pueblo tras pueblo, nos hemos encontrado con población civil aterrorizada por su propias fuerzas aéreas", explica Ole Solvang, investigador de HRW en la zona y encargado de entrevistar a numerosas víctimas y testigos. "Estos bombardeos ilegales han matado y herido a numerosos civiles y han sembrado destrucción, miedo y desplazamiento".

HRW no se basa en conjeturas: asegura haber podido documentar que el Ejército de Al Assad bombardeó ocho veces de forma deliberada al menos cuatro panaderías donde grupos de civiles hacían cola para abastecerse. Además, dice que se produjeron ataques aéreos sobre dos hospitales, que fueron bombardeados al menos siete veces durante la presencia de sus investigadores en la zona.

En otros 44 casos, según HRW, los ataques aéreos violaron "las leyes de la guerra" ya que el Ejército sirio usó métodos de guerra que les impedía distinguir entre combatientes y civiles, tales como bombardeos desde helicópteros a gran altura, que los hacían indiscriminados.

Lo más impactante del informe de HRW es que no pudieron documentar, entre los ataques que presenciaron, ninguna baja entre las fuerzas de la oposición, siendo todas civiles.

BOMBAS DE RACIMO

Además, aseguran que el Ejército utilizó más de 150 bombas de racimo, prohibidas por la mayoría de las naciones, en 119 lugares desde octubre de 2012.

HRW recuerda en su informe que la primera obligación de las partes en conflicto es minimizar las bajas civiles y que ninguna de las partes está exenta de dicha obligación por el hecho de que los objetivos enemigos se encuentren junto a la población civil.

También pide un esfuerzo internacional para terminar con los ataques aéreos "indiscriminados y desproporcionados" contra la población civil, así como el uso de bombas de racimo y otros métodos de guerra sobre los ciudadanos sirios. "La información que hemos obtenido debe ayudar a llevar a los responsables ante la justicia por sus crímenes", indica.