POLÍTICA
05/05/2013 20:42 CEST | Actualizado 05/05/2013 20:42 CEST

Rajoy trasladará este lunes a la cúpula del PP que no variará el rumbo de sus reformas

REUTERS

Inmutable por dentro y por fuera. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, repetirá este lunes ante los miembros de su partido el mismo discurso que viene defendiendo en sus últimas comparecencias: Las reformas que está poniendo en marcha y el ritmo de las mismas son el camino más adecuado para que España supere la crisis y, por eso, no piensa modificar ni un centímetro el rumbo previsto.

Eso es lo que tiene previsto trasmitir a la cúpula del PP, que este lunes se reúne en el Comité Ejecutivo Nacional, la primera cita de una semana cargada de actos de contenido económico en los que va a defender el Plan Nacional de Reformas y el Programa de Estabilidad enviados a Bruselas. Según han informado a Efe fuentes del Ejecutivo y del PP, Rajoy pretende enviar en su reunión con sus compañeros en la dirección del partido el mensaje de que, frente a las críticas de la oposición, no hay conformismo alguno en su gabinete para hacer frente a la crisis.

"El Gobierno no se resigna a cifras como las del paro", han subrayado estas fuentes, que recalcan que Rajoy transmitirá la importancia de que el PP se vuelque en explicar las reformas y, junto a las dosis de realismo, deje patente que es posible vencer a las previsiones y lograr un crecimiento más rápido y una reducción del desempleo más acelerada.

Ese rumbo es el que ya apuntó este mismo fin de semana la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, que en un acto con miembros de su partido subrayó la importancia de explicar a los ciudadanos "una y mil veces" que las "cosas están cambiando" aunque aún no se perciban los avances. Y, al igual que hizo Cospedal, Rajoy mostrará como prueba de que el rumbo es el correcto que así lo han reconocido instituciones como el Fondo Monetario Internacional o la Comisión Europea, y que ésta, por medio de su portavoz económico, Olli Rehn, ya confirmó el pasado viernes que España tendrá dos años más para cumplir con el objetivo de rebajar su déficit del 3 por ciento de PIB.

El discurso de Rajoy ante la cúpula de su partido no variará, por tanto, del que mantiene en público. El lunes pasado, sin ir más lejos, ya utilizó el mismo argumentario ante la asamblea del Instituto de Empresa Familiar, cuando aseguró que "la credibilidad de las cuentas españolas crece rápidamente" y que "la prueba es la prima de riesgo".

¿CIERRE DE FILAS?

El Gobierno y el PP no esperan grandes críticas a la gestión de Rajoy y prevén un cierre de filas con el jefe del Ejecutivo, aunque no descartan que haya alguna intervención en la línea de la posición defendida esta semana por la presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre.

La propia Aguirre puede aclarar el significado de sus declaraciones, en las que ha abogado por disminuir en mayor proporción el gasto público en lugar de aumentar los impuestos y ha considerado imprescindible para la recuperación abordar ya una reforma de las administraciones.

Miembros del Comité Ejecutivo Nacional del PP consultados por Efe han subrayado que sería bueno que esos comentarios se hicieran ante los órganos del partido en lugar de explicitarlos fuera de los mismos, y algunos han considerado oportuno que se propicie el debate interno "porque quien puede ganar con ello -han señalado- es el propio partido y los españoles".

Por otro lado, también existe cierto malestar en ciertos sectores del PP y tensión entre algunos barones por algunas medidas del partido, especialmente en lo que respecta al déficit autonómico y a la financiación de las comunidades. Además, algunos barones, como el valenciano Alberto Fabra, ya han expresado en los últimos días -aunque no en público- su malestar con el crecimiento del desempleo y los desahucios.

REUNIÓN CON LETTA

Desde el Gobierno, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría dio la "bienvenida" a posiciones como la de Aguirre porque, a su juicio, respaldan decisiones y reformas del Ejecutivo que ya están en marcha, como la propia reforma de la administración.

Además, Rajoy se reunirá este mismo lunes en el Palacio de la Moncloa con el nuevo primer ministro italiano, Enrico Letta, con el que pretende continuar la alianza que ante la Unión Europea había sellado con su antecesor, Mario Monti, con el deseo de hacer frente común para que se impulsen políticas de crecimiento.

Rajoy puede hacer referencia también este lunes a la propuesta de pacto lanzada por el PSOE, aunque, previsiblemente, remitirá a la sesión plenaria del miércoles en el Congreso en la que informará de las últimas reformas aprobadas. Ese mismo día responderá ante el pleno de la Cámara baja a varias cuestiones de carácter económico y en la jornada anterior lo hará ante el pleno del Senado.

#CuandoElDescansoEsUnSueño