NOTICIAS
23/06/2013 16:47 CEST | Actualizado 23/06/2013 18:36 CEST

Rescatan a un recién nacido de un respiradero de un edificio en Alicante (VÍDEO)

Efectivos de bomberos han rescatado con vida a un neonato del interior de las cavidades de los tubos de un respiradero de un edificio situado en un patio interior en Alicante, después de que una vecina alertara de que había oído "maullidos de gato" en las tuberías.

La madre del recién nacido, una mujer española de 26 años, ha sido detenida por la Policía Nacional acusada de tentativa de asesinato. El bebé, que pudo estar atrapado unas 40 horas en el patio en el que confluye la bajante comunitaria y se hallaba envuelto entre bolsas de plástico, es un varón de 2 kilos y sufre fractura en el radio y otras lesiones, aunque su vida no corre peligro.

Según han informado a Europa Press fuentes sanitarias, el pequeño, que podría tener apenas 30 horas de vida, fue atendido por una unidad del SAMU en el lugar de los hechos y trasladado al Hospital General de Alicante, donde está ingresado en la UCI de neonatos con pronóstico estable.

Fuentes municipales han explicado que cerca de la medianoche esta llamada de alerta movilizó a los efectivos del Servicio de Prevención y Extinción de Incendios (SPEIS) y agentes de la Policía Local, que se personaron inmediatamente en el lugar de los hechos.

Tras localizar el origen de los sonidos, constataron que no se trataba de maullidos, sino de lloros o gemidos de un neonato, que fue rescatado.

ALEGA QUE NO TENÍA DINERO PARA ABORTAR

La madre, tras ser informada del motivo de su detención, reconoció de forma espontánea los hechos, dijo que no deseaba tener el bebé y que no disponía de dinero para abortar, según las mismas fuentes.

Tras recibir el alta médica, la mujer ha sido trasladada a las dependencias de la Comisaría Provincial de Alicante, donde se encuentra detenida mientras se practican las diligencias de investigación para determinar cómo se produjeron los hechos y si pudo intervenir alguna tercera persona.

El caso recuerda mucho a lo que sucedió hace unas semanas en China, donde rescataron a un recién nacido de una tubería de 10 centímetros de diámetro.