ECONOMÍA
27/06/2013 08:04 CEST | Actualizado 27/06/2013 08:05 CEST

Cómo se rescatará un banco en el futuro: los acreedores pagarán parte, los pequeños depósitos, no

AFP

BRUSELAS.- La lección de 2008 está grabada a fuego en la memoria colectiva de la Unión Europea. Cuando al otro lado del Atlántico cayó Lehman Brothers, en el viejo continente los bancos se derrumbaron, como piezas de dominó, mientras los Gobiernos corrían a inyectar dinero público sin límite alguno.

En la madrugada de este jueves, tan solo unas horas antes de una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno, los ministros de Economía de los 27 trataron de poner fin al sálvese quien pueda de la supervivencia financiera.

En una reunión en Luxemburgo, los ministros de Economía acordaron la primera pieza de la nueva legislación sobre rescate de bancos, conocida como "resolución bancaria". Según el acuerdo, cuando se desplome un gran banco en Europa los acreedores de la entidad tendrán que contribuir asumiendo pérdidas para minimizar la intervención del dinero de todos los ciudadanos a través del Gobierno.

El compromiso guarda relación con el rescate bancario de España (que se diseñó individualmente en su momento) al imponer algunas quitas a los acreedores y dar entrada al mecanismo europeo de estabilidad (MEDE). Aunque se asume la recapitalización con dinero europeo, algo inaudito antes del rescate de la banca española, se seguirá haciendo a través del Estado, y no de manera directa, según el acuerdo, que deberá ser revisado en la noche de este jueves por los jefes de Estado y de Gobierno.

Los 27, que tienen reciente un error de proporciones inmensas, también reforzaron el blindaje de los depósitos de menos de 100.000 euros que en el caso del rescate de Chipre se saltaron inicialmente en un cónclave nocturno. La garantía europea de protección de los 100.000 euros, pactada en otoño de 2008, dejaba en tierra de nadie a los depósitos de más de esa cantidad. Según el acuerdo de esta madrugada, el rescate de un banco no tocará los depósitos de más de 100.000 euros en manos de pymes y particulares salvo como último recurso.

Habrá un porcentaje mínimo de quita (8% del pasivo) y tras él los Estados tendrán manga ancha para priorizar unos u otros acreedores siempre a costa de los fondos de garantía de depósitos nacionales.

GUINDOS, SATISFECHO

"Hemos llegado a un acuerdo que es positivo con tres mensajes fundamentales: una protección muy elevada de los depósitos, un modelo común de lo que va a ser la resolución de los bancos y de cómo tienen que hacer frente a las pérdidas, y una protección del dinero del contribuyente", dijo el ministro español de Economía y Competitividad, Luis de Guindos.

"Es una buena señal porque la directiva de resolución es un paso importante para la unión bancaria", resaltó. Sobre eso discutirán, entre otras cosas, los jefes de Gobierno en Bruselas durante dos días.