INTERNACIONAL
01/07/2013 17:04 CEST | Actualizado 01/07/2013 18:30 CEST

El Ejército egipcio da 48 horas a los políticos para atender las peticiones del pueblo

REUTERS

Límite, 48 horas. Ese es el plazo que el Ejército egipcio ha dado al Gobierno de Mohamed Mursi para que satisfaga las reivindicaciones populares.

El jefe del Ejército, Abdelfatá al Sisi da dos días a los políticos para que escuchen a la gente, después de las multitudinarias manifestaciones del último domingo, en la que exigían la dimisión de Mursi como presidente.

Decenas de miles de personas se congregaron ayer domingo en la plaza Tahrir de El Cairo reclamando la marcha de Mursi con pancartas en las que se podía leer "Erhal" (vete) en alusión al jefe del Ejecutivo egipcio.

Durante las manifestaciones en todo el país, murieron al menos siete personas y más de 600 resultaron heridas en enfrentamientos entre seguidores de Mursi y opositores. Según un comunicado del jefe de Seguridad de la ciudad de Assiut, tres personas murieron al ser atacadas por hombres armados.

Un joven de 25 años perecía por disparos procedentes, al parecer, de islamistas, según informó el ministro de Sanidad, Mohamed Hamed. Además,

Varios grupos opositores han denunciado disparos de miembros afines a Mursi contra los manifestantes.

Este domingo se cumplía el primer aniversario de la presidencia de Mursi, en un contexto de claro descontento político y social. Pese a que juró su cargo asegurando que consideraría "los intereses del pueblo de manera total", la realidad es que son muchos los que le critican por seguir los dictados de los Hermanos Musulmanes (grupo en el que militó hasta acceder a la Presidencia).

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'