POLÍTICA
17/07/2013 08:08 CEST | Actualizado 17/07/2013 08:19 CEST

Caso Bárcenas: El PP acumuló 8,3 millones en dinero negro, según el extesorero

GTRES

La manta de Bárcenas se sigue moviendo y todo lo que por debajo asoma apunta directamente al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El diario El Mundo publica la información recogida en el pendrive que el extesorero del PP entregó al juez Pablo Ruz durante su declaración de este lunes. Según este periódico, la cantidad de dinero negro que acumuló el partido se eleva a 8,3 millones de euros.

La documentación, afirma el diario, apunta al exministro Francisco Álvarez-Cascos "como recaudador de efectivo para la caja B". En total, 42 millones de pesetas entre 1994 y 1998, que El Mundo traduce a 8,3 millones de euros (11,5 si se actualizasen en valor monetario de 2013).

El primer beneficiario de todo ese dinero fue Pedro Arriola, marido de Celia Villalobos y asesor de Aznar durante muchos años. El siguiente en la lista es el actual jefe del Ejecutivo. Según la información publicada por El Mundo, Bárcenas aseguró que Rajoy habría percibido casi 350.000 euros en dinero negro y que el primer pago no llegó hasta 1997.

A la lista se unen nombres reconocidos en el PP como Jaime Mayor Oreja (250.000 euros), Federico Trillo (200.289 euros), Rodrigo Rato (182.458 euros) y Javier Arenas (casi 150.000 euros), según este diario.

MOCIÓN DE CENSURA

La declaración de Luis Bárcenas ante Ruz, implicando a la cúpula del Partido Popular, ha abierto una brecha política entre esta formación y la oposición. Ayer martes, el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, se mostró al fin dispuesto a presentar una moción de censura contra Rajoy si el presidente del Gobierno se niega a comparecer ante el Parlamento. Moción que llevan pidiendo otras formaciones como Izquierda Plural desde que comenzaron a publicarse estas informaciones.

El Partido Popular se ha mostrado despreocupado ante la posibilidad de que el PSOE presente una moción, ya que caería en saco roto por la mayoría absoluta de los conservadores.

Por su parte, Rajoy se reunió ayer con los principales empresarios del país, a los que confesó que no le "torcerán el brazo" porque está dispuesto a no ceder "al chantaje" de Bárcenas.