POLÍTICA
24/07/2013 07:18 CEST | Actualizado 24/07/2013 07:18 CEST

Rajoy recuperará sus planes anticorrupción frente a las exigencias de dimisión

GTRES

Mariano Rajoy afronta el próximo 1 de agosto la comparecencia parlamentaria que más expectación ha levantado desde que llegó al Palacio de La Moncloa a finales de 2011. El caso Bárcenas acaparará una sesión a la que la oposición llega dispuesta a presionar al máximo al presidente y que supondrá uno de los partidos más cruciales para el jefe del Ejecutivo de cara a su supervivencia.

Al modo de un debate sobre el estado de la nación, los protagonistas y sus equipos preparan ya su intervención en el Senado. El Palacio de la Cámara Alta -un antiguo convento- será el lugar del duelo, al estar de obras el Congreso.

¿Qué tiene previsto decir el presidente del Gobierno? Rajoy insistirá en el paquete de medidas de regeneración democrática que avanzó el pasado mes de febrero y que incluye propuestas como más control de las cuentas de los partidos, auditorías a dirigentes políticos y un control de la función de los gerentes o tesoreros, que tendrán que comparecer en el Parlamento.

Según han explicado fuentes de Moncloa a Europa Press, el jefe del Ejecutivo aún no ha empezado a redactar el discurso, pero hará hincapié en el mensaje de "regeneración de la vida pública".

Rajoy recuperará las propuestas contra la corrupción que ofreció a los grupos parlamentarios hace cinco meses durante el debate sobre el estado de la nación, un amplio paquete legislativo que afecta a seis leyes e incluye medidas preventivas, de transparencia y de control para reforzar la lucha contra la corrupción.

El Gobierno es consciente de que los grupos atacarán duramente a Rajoy por las últimas revelaciones del extesorero del PP Luis Bárcenas, que ha acusado al partido de financiación ilegal durante más de 20 años y del pago de sobresueldos a la cúpula.

LAS MEDIDAS DEL GOBIERNO

Rajoy insistirá en la idea de ir todos juntos en la necesidad de pactar instrumentos para luchar contra la corrupción.

Con ese objetivo, expondrá de nuevo las medidas de regeneración democrática que prepara el Gobierno y que están "muy avanzadas", según reconoció recientemente la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

En concreto, el Gobierno trabaja en una nueva Ley Orgánica de Control de la Actividad Económica y Financiera de los Partidos que abogará por un mayor control sobre las cuentas y la gestión de los partidos, al tiempo que reforzará el papel del Tribunal de Cuentas, al que dotará de más instrumentos de control.

Esa nueva ley fijará reglas claras sobre el papel que pueden ejercer los responsables de la gestión económica de los partidos políticos, lo que se podría traducir en un mayor control sobre la función de los gerentes o tesoreros de los mismos.

El propio Rajoy especificó en febrero que se incluirá en la ley un "doble control externo" sobre las funciones de los responsables económicos, que tendrán el deber formal de colaborar con el Tribunal de Cuentas y la obligación de comparecer ante el Parlamento para dar explicaciones sobre la forma en que se han gestionado los recursos del partido.

El Gobierno está trabajando también en la nueva Ley Reguladora del Ejercicio de las Funciones Políticas, que establecerá escalas de retribución de los cargos públicos de la Administración General del Estado, regulación de la publicación de las declaraciones tributarias y refuerzo de la Oficina de Conflicto de Intereses, entre otras medidas.

Entre esas reformas legislativas se encuentra también la reforma de la Ley de Contratos del Sector Público y la reforma de la Ley Orgánica del Tribunal de Cuentas, así como la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

REFORMA DEL CÓDIGO PENAL

El Gobierno trabaja asimismo en la reforma del Código Penal para endurecer las penas asociadas a los delitos relacionados con la corrupción (prevaricación, cohecho, tráfico de influencias, etc), aumentando además los plazos de prescripción para esos delitos.

Asimismo, introducirá nuevos tipos penales, como el enriquecimiento injustificado de los cargos públicos electivos y la financiación ilegal de los partidos políticos.

El pasado mes de marzo, el Grupo Popular urgió al presidente de la Cámara, Jesús Posada, a poner ya en marcha los trabajos en pro del pacto anticorrupción y por la regeneración democrática que se alcanzó en el marco del debate sobre el estado de Nación. Sin embargo, el trámite parlamentario de la Ley de Transparencia ha ralentizado esos trabajos en la Cámara Baja, que no han comenzado.

EL PSOE EXIGIRÁ LA DIMISIÓN DE RAJOY

Los socialistas han desvelado algunos de sus planes durante el próximo debate. Según ha adelantado su 'número tres', Óscar López, volverán a exigir la dimisión del presidente del Gobierno por su implicación en el caso Bárcenas.

López ha advertido de que no permitirán que el jefe del Ejecutivo se "vaya de rositas" y le instarán a dar explicaciones sobre lo que ha sucedido. Los socialistas han celebrado que finalmente vaya a las Cortes tras su amenza de presentar una moción de censura si no lo hacía.

No obstante, este instrumento sigue "encima de la mesa" y podría ser utilizado en función de la evolución de los acontecimientos.

IU NO ACEPTARÁ QUE DÉ "GATO POR LIEBRE"

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, ha afirmado que no aceptará que Rajoy dé "gato por liebre" en la comparecencia haciendo un "remake" del último debate sobre el estado de la nación en lugar de centrar sus explicaciones en el caso Bárcenas. Esto sería, a su juicio, "una tomadura de pelo".

El grupo parlamentario de la Izquierda Plural mantiene su petición de comparecencia, que se debatirá este miércoles, para obligar al PP a "retratarse" y a pronunciarse sobre una petición expresa de que Rajoy comparezca para dar explicaciones sobre "su relación" con el episodio de su extesorero.

UPYD NO SABE SI PEDIRÁ LA DIMISIÓN

UPyD aún no ha decidido si pedirá la dimisión del presidente del Gobierno, según ha avanzado a Efe su portavoz, Rosa Díez, quien ha afirmado: "de momento sale de la madriguera, ya veremos si termina saliendo también del Gobierno".

"Es de suponer que ha escogido la fecha del 1 de agosto pensando que es la operación salida de vacaciones pero mira, la operación salida de vacaciones va a ser también la operación de salida de Rajoy", ha bromeado.

No obstante, la líder de UPyD ha alertado de que no va a permitir que el presidente del Gobierno trate de "enmascarar" el debate sobre la corrupción del PP hablando de economía.

Falta poco más de una semana para esta esperada comparecencia. El futuro político de Rajoy depende en parte de lo que pase en esta sesión. Ha comenzado la cuenta atrás.

NUEVOS TIEMPOS