POLÍTICA
30/07/2013 17:44 CEST | Actualizado 29/09/2013 11:12 CEST

Cajas negras: El maquinista de Santiago contestaba una llamada de Renfe en el momento del accidente

Las cajas negras del tren que descarriló en Santiago de Compostela causando 79 muertos revelan que el maquinista del tren estaba hablando por teléfono en el momento del accidente con personal de Renfe, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

El maquinista contestaba una llamada de Renfe en su teléfono profesional de "quien parece ser un controlador" para indicarle el camino que tenía que seguir para llegar a Ferrol.

ESPECIAL ACCIDENTE DE TREN EN SANTIAGO

Según la información recuperada de las cajas negras, por el contenido de la conversación y por el ruido de fondo "parece que el maquinista consulta un plano o algún documento similar en papel", señala el Tribunal Superior en un comunicado.

"Del audio almacenado en las cajas negras se ha podido saber también que el maquinista estaba hablando por teléfono con personal de Renfe, que parece ser un controlador, en el momento del accidente. Minutos antes de la salida de vía recibió una llamada en su teléfono profesional para indicarle el camino que tenía que seguir al llegar a Ferrol. Del contenido de la conversación y por el ruido de fondo parece que el maquinista consulta un plano o algún documento similar en papel".

CONSULTA ÍNTEGRO EL COMUNICADO SOBRE LAS CAJAS NEGRAS

Los tacógrafos también registraron que el tren circulaba en los kilómetros previos al momento del descarrilamiento a 192 km/h. Segundos antes del accidente se activó el freno, y en el momento del descarrilamiento, el tren iba a 153 km/h.

El maquinista se encuentra en libertad con cargos tras declarar ante el juez. En su testimonio, entre sollozos, reconoció que había sufrido "un despiste" hasta el punto de no saber en qué tramo se encontraba, por lo que cuando intentó frenar ya fue demasiado tarde.

¿POR QUÉ RENFE NO HABLÓ DE ESTA LLAMADA?

El hecho de que el maquinista hablara con Renfe minutos antes del accidente se desconocía hasta ahora. De hecho, la única conversación que se conocía fue la llamada después del descarrilamiento de Francisco José Garzón a control, donde reconocía un exceso de velocidad, que sirvió para su imputación por un delito por "imprudencia".

Fuentes de Renfe han asegurado a El HuffPost que "se puede hablar por el teléfono móvil corporativo" pero no han sabido responder por el momento a si la compañía conocía la existencia de esa llamada y por qué no se ha hecho pública hasta ahora.

ANÁLISIS DE LOS VAGONES

El TSJG también informa en sus comunicado de que se realizarán mediciones en las ruedas de los vagones que "no se moverán hasta que se completen las inspecciones oculares" y añade que "cabe la posibilidad de que se trasladen perros para realizar una última inspección de los restos".

El juzgado también ha informado de que, por el momento, no ha sido citado para declarar ningún testigo.