INTERNACIONAL
11/08/2013 12:04 CEST | Actualizado 11/10/2013 11:12 CEST

Israel tensa la cuerda al anunciar la edificación de mil casas en terrenos ocupados

El Ministerio de Vivienda de Israel ha anunciado, cuatro días de antes de la reanudación del proceso de paz con los palestinos, la construcción de más de mil casas en colonias judías en los territorios ocupados de Jerusalén Este y Cisjordania.

En concreto serán 1.187 viviendas, incluidas 793 en los asentamientos judíos de Jerusalén Este: 400 nuevas viviendas en el asentamiento de Gilo, 210 en Har Homa y 183 en Psgat Zeev. Además el plan incluye la comercialización de 394 nuevas viviendas en los asentamientos de Cisjordania que Israel considera que podrá conservar tras el fin de las negociaciones de paz: 117 en Ariel, 149 en Efrat, 92 en Maaleh Adumim y 36 en Beit Illit.

El anuncio se produce cuando el Consejo de Ministros deberá aprobar la liberación de 26 presos palestinos con delitos de sangre en el marco de una iniciativa para generar confianza de cara a las recién reanudadas negociaciones de paz con la Autoridad Palestina. En total se liberará a 104 palestinos durante los nueve meses que previsiblemente durarán las negociaciones.

El 14 de agosto está previsto que comience la segunda ronda de contactos del proceso oficial de negociación, esta vez con sede en Jerusalén.

800 MÁS

El jueves, la Administración Civil, máxima autoridad civil israelí en Cisjordania, aprobó la construcción de más de 800 viviendas en asentamientos judíos sobre territorio cisjordano, lo que provocó las críticas de Washington.

El Departamento de Estado recalcó que "no acepta la legitimidad de la continuada actividad en los asentamientos (israelíes en Cisjordania y Jerusalén Este" y mostró su rechazo a "todos los esfuerzos para legitimar los existentes".

Israel insiste en que anexionará grandes bloques de asentamientos de Cisjordania, en su mayor parte situados cerca de la frontera israelí, bajo algún acuerdo de paz con los palestinos. La mayor parte de las potencias mundiales consideran los asentamientos ilegales, y Palestina ha asegurado que los enclaves podrían denegarles un Estado contiguo y viable.

Alrededor de 500.000 israelíes viven en Cisjordania y Jerusalén Este, áreas capturadas durante la guerra de Oriente Próximo de 1967, entre 2,5 millones de palestinos.

ESPACIO ECO