INTERNACIONAL
19/08/2013 17:52 CEST | Actualizado 19/08/2013 17:55 CEST

La familia de Payá se querella en la Audiencia Nacional contra dos militares cubanos por su muerte

Adalberto Roque / AFP

La familia del opositor cubano Oswaldo Payá ha presentado este lunes una querella ante la Audiencia Nacional dirigida contra dos mandos del Ejército cubano por por delitos de lesa humanidad para esclarecer la muerte del disidente ocurrida el 22 de julio de 2012.

La esposa e hija del opositor cubano, Ofelia Acevedo Maura y Rosa Maria Payá Acevedo, han informado en un comunicado de que la acción judicial se dirige contra el teniente coronel Águilas, Jefe de Instrucción de Delitos de la Seguridad del Estado cubana y el coronel Llanes, así como contra el resto de personas que la Audiencia Nacional pudiera considerar "partícipes" en los delitos que culminaron con la muerte de Payá y el miembro del consejo coordinador del Movimiento Cristiano de Liberación (MLC) Harold Cepero.

Payá falleció junto a Harold Cepero tras estrellarse su coche, que conducía el dirigente de Nuevas Generaciones del PP Ángel Carromero.

El suceso ocurrió el 22 de julio de 2012 cerca de la ciudad de Bayamo (a unos 750 kilómetros al este de La Habana), cuando el automóvil en el que iban Payá, Cepero, Carromero y el sueco Jens Aron Moding se salió de la carretera tras ser embestido por un vehículo azul, según explicó Carromero recientemente en una entrevista con el diario El Mundo.

La familia de Payá ha asegurado siempre que se trató de un accidente organizado por los servicios secretos cubanos, dado que Oswaldo Payá, al frente del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), resultaba incómodo para el régimen de La Habana.

"QUERELLA NECESARIA"

La familia justifica que su querella se hace "necesaria" e "indispensable por un cuestionamiento elemental de Justicia ya que el actual régimen cubano no puede seguir persiguiendo, maltratando, mintiendo, asesinando e intimidando a una sociedad impunemente, cual dueños absolutos de la vida de millones de personas".

A su entender, los cubanos y los españoles tienen el derecho "legítimo" de "conocer la verdad" sobre el suceso en el que falleció un ciudadano español, Oswaldo Payá, y fue "vilmente inculpado" Carromero, de "un crimen que no cometió".

Precisamente, el dirigente de Nuevas Generaciones del PP Ángel Carromero, que fue condenado en Cuba por un delito de homicidio imprudente, responsabilizó en la entrevista en El Mundo a la Administración cubana de la muerte de Payá.

DEPURAR RESPONSABILIDADES "SIN PRESIONES"

"Confiamos que en España, donde el poder judicial es independiente del poder político y donde pueden buscar la verdad sin temor ni presiones, podamos llevar a término esta querella y se asigne responsabilidad a los involucrados en este horrible acto, sean estos quienes sean", ha escrito la hija de Oswaldo Payá, Rosa María, en su cuenta de Twitter.

Los familiares recalcan que Oswaldo Payá representaba el sentir de una gran mayoría del "desesperanzado" pueblo cubano y que, como coordinador nacional del Movimiento Cristiano de Liberación, había elaborado junto a otros opositores una propuesta política viable de participación, igualdad y respeto contra un sistema "fracasado que quiere permanecer a toda costa en el poder".

Advierten de que este Movimiento "nunca ha buscado el revanchismo y tampoco incitar al odio o la violencia", aunque avisa de que "tampoco tenemos miedo" a reclamar sus derechos "ya sea en la Asamblea del Poder Popular en La Habana o en la Audiencia Nacional". "La primera nos ha contestado con calumnias, difamaciones, insultos, arrestos, golpizas y muerte. Confiamos que en la segunda hallemos el espacio para encontrar la justicia que tanto necesitamos", concluyen.

EL HUFFPOST PARA ALIEXPRESS