INTERNACIONAL
26/08/2013 17:47 CEST | Actualizado 26/08/2013 17:47 CEST

Enfrentamientos en el entierro de palestinos muertos en campo de refugiados

AFP

Cientos de palestinos acudieron en el campo de refugiados de Kalandia (Cisjordania) al entierro de los tres jóvenes muertos este lunes por fuego del Ejército israelí, durante el que se produjeron enfrentamientos entre asistentes al sepelio y soldados, según testigos.

La tensión tiene lugar en pleno apenas 15 después de que Israel y Palestina retomaran las negociaciones de paz en Jerusalén. Este mismo lunes los representantes palestinos han suspendido dos reuniones con los israelíes previstas para este lunes en el marco del proceso de paz.

De momento, no se ha producido la suspensión total del diálogo de paz iniciado el mes pasado, sino simplemente de las reuniones previstas para este lunes indicaron a Efe fuentes oficiales palestinas que pidieron no ser identificadas.

Los cadáveres de Robin Al Abed, de 32 años, Yunis Yahyuh (22) y Jihad Aslan (20) -muertos durante una incursión de soldados israelíes en el campo de refugiados para una redada- fueron trasladados al cementerio de Kalandia, ubicado al sudeste de Ramala.

Mientras los cadáveres eran transportados entre banderas del partido nacionalista Al Fatah, aparecieron dos encapuchados vestidos de milicianos que dispararon al aire con fusiles en señal de venganza, como se puede observar en las imágenes de televisión.

Durante el entierro se registraron enfrentamientos entre jóvenes palestinos, que lanzaron piedras y botellas vacías, y soldados israelíes, que emplearon gases lacrimógenos y balas de caucho, de acuerdo con los testigos de los choques.

"VIOLACIÓN DE LA LEGISLACIÓN"

Hanan Ashrawi, miembro del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina, condenó la incursión israelí en Kalandia, que también dejó quince heridos.

"El uso excesivo e indiscriminado de la violencia y de munición real en zonas con densa población civil supone una patente violación de la legislación internacional y humanitaria", dijo Ashrawi.

El Ejército israelí argumenta que agentes de la Policía de fronteras, que penetraron en Kalandia para detener un "operativo terrorista", se encontraron con que "cientos de palestinos" les "atacaron violentamente con piedras y ladrillos".

Pidieron entonces refuerzos a soldados, que inicialmente estaban sólo "destinados a asegurar la operación", quienes acudieron al lugar y "tuvieron que recurrir al uso de fuego en defensa propia".

ESPACIO ECO