POLÍTICA
23/09/2013 15:39 CEST | Actualizado 23/09/2013 15:39 CEST

La Fiscalía insiste en reabrir la investigación sobre el accidente de metro en Valencia

GTRES

La Fiscalía insiste en reabrir la investigación sobre el accidente de metro en Valencia en julio de 2006, por lo que ha presentado un recurso de apelación contra el auto del juzgado de instrucción número 21 que dio portazo a esta posibilidad.

Este recurso se fundamenta en que la resolución de la jueza de instrucción fue notificada una vez resuelta, sin que las partes se pudiesen pronunciar, e insiste en que hay hechos nuevos que motivan la reapertura de las diligencias.

Sobre la existencia de hechos nuevos, se insiste en la posible existencia de averías en el sistema de frenado de la unidad siniestrada y de descarrilamientos previos de los que Ferrocarrils de la Generalitat (FGV) no informó.

Desde el día del accidente, según el fabricante del vagón siniestrado, constan 28 incidencias de activación del freno de emergencia y tres incidencias relativas al rebasamiento de señales de stop, expone el recurso.

LA JUEZA SE ATRIBUYE UN "PAPEL QUE NO LE CORRESPONDE"

Sobre los descarrilamientos previos, el Ministerio Público indica que FGV "nunca informó al juzgado de que la unidad siniestrada descarriló hasta tres veces, dos de ellas por roturas en el bogie" (pieza integrada por un eje y dos ruedas) delantero, el mismo que se desprendió el día del accidente.

"La instructora, pese a que el perito judicial dijo que FGV le había informado de que la UTA 3736 no había descarrilado, no hizo nada por contrastarlo", señala el recurso.

La Fiscalía considera que la jueza se ha atribuido "un papel que no le corresponde, puesto que es el perito quien debe determinar la posible concurrencia de factores en el accidente investigado".

ESPACIO ECO