NOTICIAS
27/09/2013 11:33 CEST | Actualizado 27/09/2013 18:13 CEST

Messi y su padre, Jorge Messi, declaran como imputados por presunto fraude fiscal (FOTOS)

El futbolista del Barcelona Lionel Messi y su padre, Jorge, han declarado este viernes como imputados ante el titular del juzgado número 3 de Gavà acusados de defraudar a Hacienda cerca de 4 millones de euros.

Ambos han coincidido en afirmar que el deportista era ajeno a la gestión de su imagen y la tributaria, según fuentes judiciales. Su abogado, Cristóbal Martell, ha explicado que en la declaración se ha evidenciado "la escasa voluntad defraudadora y la gran voluntad en regularizar la relación con la Agencia Tributaria y no realizar una lucha enconada de discusión con el Estado de interpretación de las normales fiscales".

Jorge Messi estaba citado a las 10.00 horas, una hora antes que su hijo, que llegó a los juzgados cerca de las 11.00. La declaración de ambos se produce a raíz de la querella por fraude fiscal que la Fiscalía de Delitos Económicos de Barcelona presentó contra ellos.

Jorge Messi ha llegado al juzgado de Gavà acompañado por sus abogados, con el rictus serio y los ojos cubiertos por gafas de sol. Su hijo, sin embargo, se ha mostrado sonriente y ha sido recibido por los vecinos entre aplausos y vítores y con gritos de "Messi campeón" y "Messi presidente". También se ha oído algún tímido grito de "ladrón" y "chorizo".

A su entrada al edificio judicial, el padre del astro barcelonista no ha querido hacer declaraciones ante los numerosos medios de comunicación que se han dado cita a las puertas del juzgado.

Jorge Messi presentó el pasado mes de agosto un escrito a la titular del juzgado de instrucción en el que asumía cualquier responsabilidad en la gestión de la fiscalidad de él y su hijo y exculpaba al futbolista del FC Barcelona.

Lionel Messi "se ha dedicado siempre y solamente a jugar a fútbol", mantenía en el escrito remitido al juzgado, en el que también derivaba las culpas hacia el que fuera su socio Rodolfo Schinocco, que desde 2005 estuvo encargado de la gestión de los beneficios generados por los derechos de imagen del futbolista.

El padre de Messi presentó ese escrito al tiempo que consignó en el juzgado los 4,1 millones de euros que, según mantiene la Fiscalía, él y su hijo evadieron de Hacienda en los años 2007, 2008 y 2009.

La Fiscalía de delitos fiscales de Barcelona imputa a Messi y a su padre la presunta comisión de tres delitos fiscales en estos ejercicios en los que presuntamente no tributaron por los ingresos derivados de la cesión de los derechos de imagen del jugador a terceros.