INTERNACIONAL
13/10/2013 10:56 CEST | Actualizado 13/10/2013 12:24 CEST

La plaga del paro juvenil en el mundo: así es la situación en otros países

Infographic by Alissa Scheller for The Huffington Post.

El desempleo juvenil es uno de los grandes problemas de España, pero no es el único país donde es una cuestión interna urgente. Desde Europa a América del Norte, pasando por Oriente Medio, el paro entre los jóvenes ha aumentado hasta convertirse en una verdadera epidemia que amenaza el crecimiento económico y la estabilidad social de las próximas décadas en decenas de países.

A nivel mundial, unos 75 millones de trabajadores menores de 25 años estaban sin trabajo el año pasado, según la Oficina Internacional de Trabajo, lo que supone un aumento de más de cuatro millones en comparación con 2007. El 40% de los parados a nivel mundial son jóvenes y la tasa de desempleo juvenil mundial es del 12,6%, por el 4,5% de adultos.

Ante el oscuro panorama, la mentalidad de los jóvenes se tambalea, después de que se les ha repetido hasta la saciedad que la educación es el camino hacia una vida más próspera. Ahora comprueban que sus títulos no funcionan como antídoto contra un mercado laboral sombrío. The Huffington Post ha realizado una radiografía que muestra la situación de algunos jóvenes preparados y desempleados en distintos países.

ESTADOS UNIDOS

En Portland, Oregon, en la costa Oeste de los Estados Unidos, Brette Jackson se enfrenta a unas expectativas desalentadoras. A sus 23 años, ella y sus padres aceptaron un préstamo de 50.000 dólares para cursar estudios de diseño de moda. Creían que esa sería la plataforma de lanzamiento para su carrera profesional. Ahora subsiste gracias a un trabajo a tiempo parcial en un supermercado mientras recibe ayudas del estado.

"No creo que la economía vaya a ser capaz de seguir funcionando como hasta ahora. Antes, solían ser los graduados universitarios los que compraban coches y casas nuevas. Ahora no creo que podamos darnos esos lujos nunca más", lamenta. En Estados Unidos, el paro de los que tienen entre 20 y 24 años es del 36%.

La madre de Brette es un conductora de autobuses escolares y reconoce que aún le quedan por pagar 35.000 dólares del préstamo. Se enfrenta a un dilema: su otra hija sueña con estudiar astrofísica en una universidad de élite. Su entusiasmo genera ansiedad a la madre: ¿Cómo pedir más préstamos para financiar la carrera de otra hija tras la primera experiencia?

ITALIA

Han pasado seis años desde que el entonces ministro de Economía italiano, Tommaso Padoa-Schioppa, generara la polémica al hablar de "bamboccioni" o "bebés grandes" para referirse a la situación de muchos jóvenes, obligados a permanecer en casa de sus padres. Hoy en día cerca del 40% de los trabajadores italianos menores de 30 años están en el paro, según los últimos datos. El doble que hace cinco años.

"Me río, pero debería estar llorando", dice Luciana Di Virgilio, de 27 años y diseñadora industrial: "En nuestras revistas especializadas es común leer la frase 'joven diseñador'. Y luego ves que hablan de hombres y mujeres de casi 50 años. Aquí todavía te consideran joven a los 30, mientras que en el resto de Europa a los 23 o 24 años ya son independientes y a menudo tienen puestos de responsabilidad".

ESPAÑA

En España, el 56,13% de los menores de 25 años que quieren trabajar no encuentran empleo, según datos de la Encuesta de Población Activa de junio. De los 5,9 millones de parados contabilizados en España, el 15,6% son menores de 25 años.

En Almería, Marta Mullor, de 21 años, intenta aceptar que todavía tiene que vivir son sus padres tras acabar la carretera de Traducción e Interpretación. Desde que se graduó en junio ha enviado unos 75 currículums a la semana y ha recibido un número desalentador de respuestas: cero.

"El año pasado nunca me hubiese imaginado que todavía estaría viviendo en casa de mis padres. Solicité muchísimas becas y pensé que al menos me saldría alguna", explica.

FRANCIA

La situación en Francia es un poco mejor. La tasa de paro entre menores de 25 años está por debajo del 25%, según el Gobierno, y el 10% de los trabajadores con estudios están desempleados.

Es el caso de Thomas Pallot, que asume su propia realidad con resignación: "Me voy apañando. No tengo otra opción". Lo que antes parecía una aspiración razonable parece ahora un viaje a la luna: busca un trabajo como informático acorde con sus estudios y con un sueldo de 1.500 euros netos al mes.

"Nunca me imaginé que fuera a ser tan difícil", se lamenta Thomas. Mientras encuentra el trabajo que desea, se conforma con empleos temporales. Dice que un día puede estar levantando cajas y al siguiente repartiendo propaganda. Vive con 580 euros al mes, 300 de los cuales se le van en pagar el alquiler de su casa.

CANADÁ

Aunque la economía canadiense ha resistido la crisis mundial mejor que otras, el año pasado el 14,3% de los jóvenes del país estaban desempleados, frente al 11,2% de 2007. La tasa de paro general es del 7,2%, por lo que ahora mismo la brecha entre la tasa general y la juvenil es la mayor desde 1977.

Samantha Ostrov, que vive en Halifax, Nueva Escocia, busca trabajo como una exigencia personal. Quiere demostrar que la decisión de sus padres de invertir los ahorros de jubilación en sus estudios no fue un error. Pero desde que se graduó en Ciencias Políticas hace tres años no ha conseguido ni un solo trabajo estable.

"En una entrevista de trabajo es incómodo que te pregunten por la diferencia entre lo que has estudiado y la preparación que requiere el trabajo al que aspiras", relata.

REINO UNIDO

Damilola Odelola, de 21 años, quiere ser escritora y profesora. Pero al igual que cientos de miles de jóvenes británicos se ha visto obligada a posponer esas aspiraciones por culpa de la débil economía y el aumento del coste de las matrículas universitarias.

Damilola está en el paro tras tener que aplazar su entrada en la universidad debido, precisamente, al aumento de las tasas. Ahora teme tener para siempre un trabajo que no le guste, pero le aterra la idea de quedarse sin ningún empleo. En su municipio, Lambeth, la tasa de paro es del 10%, muy por encima del 7,7% nacional.

A Damilola no le afectan demasiado los 'no'. "He aprendido a entender que el rechazo no significa que sea una fracasada, sino que no soy la pieza del rompecabezas que buscan".

Por eso, saca una conclusión válida para los jóvenes parados de todo el mundo: "Somos una generación muy activa. Nos gusta hacer cosas y han surgido un montón de empresarios y personas con iniciativa. Muchos de nosotros hemos comenzado a construir nuestras propias marcas. Si no lo hacemos nosotros, nadie más lo hará".

Reportaje elaborado con información de Peter Goodman, Chris Kirkham y Jillian Berman en Nueva York; Rodrigo Carretero en Madrid; Stanislas Kraland en París; Mohamed Omar en Toronto; Charlie Lindlar en Londres y Flavio Bini en Roma.

ESPACIO ECO