NOTICIAS
23/10/2013 17:36 CEST | Actualizado 23/10/2013 17:36 CEST

Cuando respirar supone un riesgo para la salud

PHOTOS

"No puedes elegir el aire que respiras, ni elegir no respirar", comenta entre risas Elena Boldo, de la Sociedad Española de Epidemiología. "Estamos todos expuestos", alerta en un tono más serio.

La Organización Mundial de la Salud desveló la semana pasada que la contaminación atmosférica provoca cáncer. Esta evidencia ha motivado el último informe de Ecologistas en Acción, que fue publicado este martes. Según la organización, 44,1 millones de españoles respiraron aire contaminado en 2012, es decir, un 94% de la población.

Campo o ciudad, da igual, la contaminación atmosférica es un problema que afecta en todos lados. "Quizás en la sierra de Madrid hay menos nivel de partículas que en el centro, pero seguro que los niveles de ozono son mayores", explica Boldo a El Huffington Post, quien considera que lo más importante en este momento es concienciar de que éste es un problema que incumbe a todos.

EFECTOS EN LA SALUD

Científicos de la OMS han demostrado que existen evidencias suficientes de que la contaminación causa cáncer, especialmente de pulmón. Sin embargo, hace años que se estudia la repercusión en el organismo del aire que se respira, mostrando otros muchos aspectos en los que algo tan inevitable como respirar representa un riesgo para la salud.

Los primeros efectos nocivos que se han establecido fueron los respiratorios -tos, agravamiento de crisis asmáticas o deterioro de la función pulmonar, llegando incluso hasta la muerte-, pero "luego se vio que el riesgo es mayor con las enfermedades cardiovasculares, como cardiopatías isquémicas (infartos o anginas de pecho) o insuficiencias cardíacas", según Boldo.

Los estudios epidemiológicos evidencian que los altos niveles de contaminación aumentan el riesgo en determinadas patologías. Las cifras que maneja Ecologistas en Acción elevan a 19.940 los fallecimientos prematuros al año en España. "Significa que si los niveles de contaminación hubieran sido más bajos, determinadas muertes relacionadas principalmente con enfermedades respiratorias y cardiovasculares habrían tenido lugar más tarde", ejemplifica la investigadora.

Elena Boldo, cuyo campo de estudio se centra en el impacto de la contaminación sobre la salud, cita los últimos análisis que están llevando a cabo otros científicos sobre el efecto de polución en los nonatos. Se ha observado que afecta al tamaño del feto, restringiendo el crecimiento uterino. También es causante de partos prematuros y de bajo peso al nacimiento.

CÓMO PREVENIR

"Nosotros somos los causantes, así que el primer paso es nuestro", explica Boldo, quien aboga por utilizar menos el vehículo y más otros medios, como la bicicleta, o caminar, combinadas con las políticas de fomento medioambientales.

La disminución del tráfico rodado mantiene una tendencia descendente en las niveles de contaminación desde 2007, de acuerdo con el informe de Ecologistas. Pese a todo, se muestran pesimistas, ya que según ellos no se debe a medidas planificadas, sino a la crisis. No opina lo mismo la integrante de la Sociedad Española de Epidemiología, que resalta que ésta es una "buena noticia", al bajar los niveles, se observan pronto "efectos beneficiosos". "No es como una enfermedad que no tiene cura", añade, es un riesgo modificable.

Pero, ¿qué pasará cuando acabe la recesión? "La gente debe entender que coger el coche no puede ser una cuestión de poder pagar la gasolina", defiende Elena Boldo, "es una cuestión de cambio de conciencia social", sentencia.

Consejos para evitar una exposición excesiva:

  • Cuando las autoridades avisan de altos niveles de contaminación, es recomendable permanecer en casa, especialmente los niños y los ancianos.
  • Lo mismo ocurre durante las horas centrales del día en la época estival, "para evitar la exposición al ozono".