POLÍTICA
25/11/2013 18:17 CET | Actualizado 25/11/2013 18:17 CET

Fernández Díaz dice que las cuchillas de la valla "no son agresivas" y causan heridas "superficiales"

GTRES

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró hace unos días que "no sabe" si las cuchillas colocadas en la valla fronteriza de Melilla "afectan a las personas". El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, lo tiene más claro: afirma que "no son agresivas", sino "disuasorias" y que las heridas que causan son de carácter "superficial".

Así se ha expresado el ministro este lunes tras la visita con su homólogo italiano, Angelino Alfano, al centro de operaciones de la Guardia Civil. Fernández Díaz ha subrayado que el objetivo de las concertinas es impedir la entrada ilegal de inmigrantes a España y, por tanto, a la UE.

Ha confirmado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tiene ya en su poder un informe sobre estos elementos de seguridad y que Interior está a la espera de conocer su evaluación, aunque Fernández Díaz cree que el jefe del Ejecutivo conoce este asunto porque fue ministro del Interior.

En ese informe, Interior "no contempla en absoluto la posibilidad" de retirar las cuchillas y da cuenta de aspectos como los tipos de alambradas y vallas instalados en otros países del mundo.

EL INFORME DE INTERIOR

Según explican en Interior, el plan del Gobierno es reponer "exactamente la misma" alambrada armada con cuchillas que se instaló coronando la valla en la zona melillense en 2005 y que fue retirada dos años después por el ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y "no hay ninguna intención" de paralizar el proceso.

Preguntado por las declaraciones de Antonio Camacho, quien fue secretario de Estado de Seguridad y también ministro del Interior durante el Gobierno socialista, quien asegura que son "totalmente falsas" las informaciones publicadas que mantienen que en 2005 se reforzó la valla de Melilla con concertinas, Fernández Díaz no ha querido polemizar.

No obstante, ha insistido en que las concertinas se usan en los perímetros de las cárceles y en organismos internacionales como el Banco Central Europeo o el Parlamento europeo.

El PSOE en el Parlamento Europeo, por su parte, ha enviado una cuestión parlamentaria preguntando si Bruselas considera admisible "que en territorio europeo se utilicen estas prácticas crueles" y si "está dispuesta a exigir al Gobierno de España la retirada inmediata de las concertinas".

ESPACIO ECO