ECONOMÍA
25/11/2013 18:08 CET | Actualizado 25/01/2014 11:12 CET

Linde advierte de la quiebra de Cataluña y sus bancos si se independiza

EFE

O España o la quiebra. Luis María Linde, el gobernador del Banco de España, tiene claro que si Cataluña se independiza tendrá que acuñar nueva moneda, salirse de la Unión Europea y, sobre todo, perder el apoyo del Banco Central.

"Estaríamos en un escenario muy malo para ese país, porque los pasivos estarían en euros y los activos en moneda propia. Este es el escenario que lleva a la quiebra, a la suspensión de pagos o a un problema financiero gravísimo" ha asegurado durante un almuerzo informativo organizado por la Asociación de Mercados Financieros.

El gobernador ha explicado el supuesto de un territorio grande y uno pequeño que se separan, sin mencionar en ningún momento España y Cataluña. Así, ha precisado que el territorio pequeño, al no pertenecer a la Unión Europea ni a la Unión Monetaria, no podría acceder a los recursos del Banco Central Europeo (BCE).

"¿Los bancos que están situados en el territorio pequeño pueden acceder a la liquidez del BCE a través de sus filiales en el territorio grande o de un territorio miembro de la UE? La respuesta es no", ha explicado Linde, que ha dicho, no obstante, que una operación 'aislada' sí se podría lograr.

En este punto, el gobernador ha insistido en que el BCE solo suministra liquidez a los bancos que están dentro de la Unión Monetaria y ha mencionado, a modo de ejemplo, que sería "impensable" que la banca japonesa se quisiera financiar por el BCE a través de una oficina en París.

"No hay ninguna posibilidad de que, de modo sistemático e importante, la banca de un territorio que no es miembro de la UE se financie en el BCE a través de sus filiales en territorios que sí son miembros", ha apostillado, al tiempo que ha insistido en que el BCE "sólo presta como garantía emitida por un deudor que sea un país miembro del espacio económico europeo". "Al separarse, no sería miembro, por lo que el acceso a la financiación del BCE no es posible", ha añadido.

En el supuesto de que la secesión se produjera, los dos países afectados "sufrirían mucho".