INTERNACIONAL
25/11/2013 09:00 CET | Actualizado 25/11/2013 09:00 CET

Obama telefonea a Netanyahu y le asegura que buscarán una solución "duradera e integral" sobre Irán

EFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha telefoneado este domingo al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, para discutir el acuerdo temporal alcanzado la pasada madrugada en Ginebra por el G5+1 con Irán mediante el que se paralizará durante seis meses su programa nuclear.

La Casa Blanca ha informado en un comunicado de que los dos líderes "reafirmaron su objetivo común de impedir que Irán obtenga un arma nuclear" y Obama ha explicado al primer ministro israelí que los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU (EE.UU., Reino Unido, Francia, China y Rusia) más Alemania buscarán durante los próximos meses "una solución duradera, pacífica e integral".

Según la misma nota, Obama le ha trasladado a Netanyahu las intenciones de Estados Unidos de "iniciar inmediatamente consultas con Israel" con respecto a las negociaciones que se lleven a cabo para una solución integral.

Obama ha subrayado que Estados Unidos "se mantendrá firme" en su compromiso con Israel, quien además "tiene buenas razones para ser escéptico sobre las intenciones de Irán".

El presidente estadounidense y el primer ministro israelí han acordado permanecer en estrecho contacto durante los seis meses que dura el acuerdo y avanzar las negociaciones en busca de una solución definitiva.

El entendimiento con Teherán, aunque provisional y condicionado, deja a Israel y Arabia Saudí en una situación completamente nueva, y altera lo que había sido hasta ahora la relación de fuerzas en el gran conflicto regional entre suníes y chiíes, una rivalidad que tiene ramificaciones sangrientas en Irak, Siria y Líbano y Bahrein, entre otros focos de tensión.

Las primeras reacciones israelíes han sido muy negativas: "Lo que se ha acordado en Ginebra no es un acuerdo histórico, sino un error histórico (...) Hoy el mundo se ha convertido en un lugar mucho más peligroso", dijo Netanyahu al comenzar la reunión semanal con su Consejo de Ministros.

Según informaron altos funcionarios de la Casa Blanca, Israel fue informado con premura sobre el contenido del acuerdo, mientras que Obama se apresuró a reiterar tras el acuerdo a su aliado que en caso de incumplimiento por parte del régimen islámico, Estados Unidos revocaría toda ayuda e impondría nuevas sanciones.

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ha considerado que gracias al acuerdo "Israel hoy está más seguro', y ha insistido en que ambos países comparten el objetivo común de que Irán no obtenga una bomba nuclear.

Israel considera un peligro que Occidente acepte un Irán con capacidad para enriquecer uranio, aunque sea de manera limitada.

ADEMÁS: