POLÍTICA
01/12/2013 22:10 CET | Actualizado 01/12/2013 23:36 CET

Muere Alfonso Armada: El exmilitar español ha muerto en Madrid a los 93 años

EFE

El exgeneral del Ejército Alfonso Armada murió este domingo en Madrid a los 93 años, según confirmó su familia a la agencia Efe.

Armada fue sentenciado el 22 de abril de 1983 a 26 años, ocho meses y un día de reclusión mayor como cabeza, junto a Jaime Milans del Bosch, del intento de golpe de Estado del 23 le febrero de 1981.

El exgeneral cumplió más de cinco años de prisión. El 24 de diciembre de 1988, el Gobierno indultó a Armada por motivos de salud —el Tribunal Supremo adujo que sufría una enfermedad "grave e incurable"— y tras su acatamiento a la Constitución española. De cumplir la pena, habría abandonado la cárcel el 23 de octubre del año 2007.

Aunque algunos lo consideran el cerebro del 23-F, él siempre se declaró "una víctima inocente". En el 30 aniversario del intento de golpe de Estado, Armada aseguró a los medios de comunicación que "no sabía" en 1981 ni luego tampoco "nada" de la intentona golpista.

De esta forma, negaba que él fuera el "elefante blanco" que esperaban los golpistas, capitaneados por Antonio Tejero, y que tuvieron secuestrados a los diputados en el Congreso de los Diputados. Con todo, en 2011 se mostraba muy satisfecho de su actuación el 23F: "Informé, obedecí y resolví".

"Para mí, el 23-F es una satisfacción. Creo que es el momento en el que hice el trabajo más importante en mi vida militar, desde mi puesto de segundo jefe del Estado Mayor, informando, obedeciendo y resolviendo una situación delicada. No solamente cumplí con mi deber, sino que hice una obra excelente", resaltó en una entrevista a la agencia Efe.

EL MISTERIO ARMADA

Lo que sabía o no sabía Alfonso Armada, que también fue secretario general de la Casa del Rey, ha sido uno de los aspectos más estudiados en la historia reciente de España, teniendo en cuenta que fue una de las personas con un papel más destacado en aquellas horas decisivas para la democracia española.

Armada siempre sostuvo que no conocía los entresijos del golpe, al que calificaba como una "chapuza". "Sabía que había un gran malestar, que podía producirse una acción violenta, pero yo no sabía ni sé todavía nada de la organización del golpe", reconocía en una entrevista en Onda Cero en 2011.

En esta entrevista aseguró que el 23-F siempre actuó de acuerdo a las órdenes del teniente general José Gabeíras, al que reconocía como su "jefe", y quien fue el que le encargó que fuera el Congreso para intentar convencer a Tejero de que desistiera, pero en ningún caso, según su testimonio, proponiéndose a él mismo como presidente del Gobierno.

"Hablé con Tejero, le pedí que dejase libres a los diputados y él no accedió. Había fracasado en mi misión pero, a la mañana siguiente, le volví a llamar y había reconsiderado la situación, bien porque no recibía las ayudas que él pensaba, bien porque le convencieron. Firmé con él un escrito que llamaron 'el pacto del capó', que no se refería más que a que se exonerase de culpa a los inferiores al grado de teniente. Tejero dejó libres a los diputados", explicó el propio Armada.

La relación con el rey antes y después del 23-F fue otro de los temas tratados por Armada. El exgeneral, que antes de la asonada ocupó la Secretaría del Príncipe Juan Carlos, reconocía que "probablemente" el monarca quedó decepcionado con él.

"El rey me conoce perfectamente y sabe que soy un monárquico y que luché por la venida de la monarquía muchísimo porque, además, creo que es el sistema de Gobierno que más nos conviene a los españoles", reflexionó en aquella entrevista.

EL HUFFPOST PARA ALIEXPRESS