POLÍTICA
07/12/2013 17:05 CET | Actualizado 05/02/2014 00:24 CET

'Montorismos': 23 frases polémicas del ministro de Hacienda

GTRES

“Que caiga España, ya la levantaremos nosotros”. Estas palabras le dijo Cristóbal Montoro, entonces portavoz económico del PP, a la diputada canaria Ana Oramas para que no apoyara al Gobierno socialista en la aprobación del paquete de recortes en mayo de 2010.

Han pasado ya dos años y medio de aquella conversación y Montoro ocupa ahora el edificio de la Real Aduana, sede del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. Y hoy, más que nunca, vuelve a estar en el centro de la polémica política por la purga dentro de la Agencia Tributaria.

Tiene la habilidad Montoro de provocar titulares cada vez que se dirige a la prensa y cuando hace alguna intervención en público. Este viernes, el ministro ha achacado la espinosa situación de la Agencia Tributaria a que la cúpula de la Unidad de Grandes Contribuyentes estaba llena de socialistas. Servida otra guerra dialéctica.

EN BOCA DE TODOS… Y CON LAS ENCUESTAS EN CONTRA

Montoro no pasa desapercibido. Sus declaraciones, sus metáforas, sus ejemplos y sus risotadas se han convertido en inconfundibles. Siempre presume en sus intervenciones de ser directo y decir las cosas a la cara. “Más claro, imposible”, ha llegado a decir mientras justificaba que no tendría que subir el IVA si “pagaran más quienes lo tienen que pagar”.

A pesar de reivindicar este estilo directo, Montoro ha tenido muchos problemas durante estos años para reconocer la puesta en marcha de la amnistía fiscal. Meses de eufemismos dominaron sus discursos para no referirse así a esta media. Eran simplemente “medidas excepcionales para incentivar la tributación de rentas no declaradas”.

Pero lejos de acercarle a los votantes, el ministro de los recortes cada día se hunde más en las encuestas. Tiene el honor de compartir con los titulares de Educación, José Ignacio Wert, y de Sanidad, Ana Mato, los escalones más bajos de valoración en los estudios del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). En el último su puntuación fue de 2,09.

Montoro está intentado en el ecuador de la legislatura cambiar el rumbo de su imagen pública. De hecho, cesó hace unos meses a su anterior director de Comunicación, Julio Sánchez, y ha confiado ese puesto a Ana Serrano, que trabajó en el equipo de prensa del exministro Rodrigo Rato.

DE CHARCO EN CHARCO

El ministro ha sumado a sus grandes polémicas estos meses la de la investigación de Cemex, que ha provocado ya varios ceses y dimisiones, y ha vuelto a revivir el papel de Hacienda en el 'caso Noos', a raíz de su intervención en las facturas de la infanta Cristina.

Todo esto se añade a las declaraciones que ya con la cartera de ministro ha ido despachando. Entre sus dardos más envenenados, destacan los que ha lanzado contra el cine español (aunque se ha intentado reconciliar más tarde). No sentó muy bien en el colectivo de los artistas que les acusara a algunos de no pagar impuestos en España, ni que haya negado públicamente que ha subido el IVA cultural y que relacione los problemas del cine español con su calidad. Estilo propio de Montoro.

Ahora el discurso de Montoro, que llegó a advertir de que no se podrían pagar las nóminas de los funcionarios, se ha llenado de luz para hablar de las perspectivas económicas. El país que dibuja públicamente ya ve la salida de la crisis, volverá a asombrar al mundo, puede dar lecciones a Europa y nunca ha visto que bajaran los sueldos. ¿Te acuerdas?

En esta galería repasamos las 23 frases con las que Montoro ha sembrado la polémica:

SOMOS LO QUE HACEMOS