ECONOMÍA
28/12/2013 18:12 CET | Actualizado 28/12/2013 18:12 CET

Se cumplen 20 años de la intervención de Banesto

El Banco de España decidía hace justo 20 años intervenir Banesto y destituir al consejo de administración de la entidad, incluido su presidente, Mario Conde. Banesto fue adquirida por Banco Santander, que ha integrado al banco definitivamente este año.

El 28 de diciembre de 1993, coincidiendo con el Día de los Santos Inocentes, saltaba la noticia, después de conocer el desfase patrimonial de Banesto. El por entonces gobernador del Banco de España, Luis Ángel Rojo, y el ministro de Economía, Pedro Solbes, nombraban al frente de la entidad a Alfredo Sáenz, quien desarrollaría una larga trayectoria en el grupo Santander.

Aquello truncó el ascenso meteórico de Conde, un banquero atípico muy bien relacionado con políticos y periodistas del que se llegó a decir que aspiraba a la presidencia del Gobierno. La intervención supuso el momento más difícil vivido por el banco, con colas de clientes a las puertas de las sucursales intentando retirar sus ahorros presos por lo que pudiera pasar.

El entonces ministro de la Presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba, explicó a los ciudadanos la intervención de la entidad esgrimiendo la importancia de "proteger el interés de los depositantes". Un argumento que los ciudadanos se han acostumbrado a oír en los últimos años con el rescate a varias entidades financieras, como a CCM o Bankia, entre otras.

Banesto se convirtió en la referencia de la anterior crisis financiera. El escándalo que supuso en la opinión pública se certificó con el envío a prisión de Conde. El expresidente de Banesto tuvo que pasar varias veces por la cárcel tras distintas condenas y tras el pago de otras tantas fianzas.

110 AÑOS DE HISTORIA

Antes de pasar a integrase en Banco Santander, el consejo de administración de Banesto cerraba el 'Caso Mario Conde' al dar carpetazo a los procedimientos legales que se abrieron tras la intervención. En concreto, se renunciaba a la denominada 'acción social de responsabilidad'.

Banesto consideraba que a mediados de 2012 ya se habían juzgado por vía penal las irregularidades cometidas por dicho equipo gestor y no estimaba seguir emprendiendo acciones civiles de cara a la recuperación de patrimonio, por lo que no procedía mantener dicha acción social de responsabilidad acordada en la junta extraordinaria de 1994.

La extravagancia de Conde marcó una época que se suponía tenía que servir para evitar que el sector financiero español volviera a sufrir una falta de credibilidad como la de aquellos años. Sin embargo, 19 años y medio después, España se vio obligada a solicitar a la UE una ayuda de hasta 100.000 millones de euros para sanear el sector. Este rescate a la banca expirará a inicios del próximo ejercicio tras certificarse una "salida limpia" de las condiciones pactadas.

La fusión de Banesto en Santander suponía la desaparición de una marca con 110 años de historia. Ambas marcas había convivido durante casi dos décadas, precisamente después de que la entidad liderada por Emilio Botín se adjudicara a la intervenida y que había estado dirigida por Conde.

#CuandoElDescansoEsUnSueño