INTERNACIONAL
28/01/2014 08:33 CET | Actualizado 28/01/2014 12:18 CET

El primer ministro ucraniano dimite tras las masivas protestas en Kiev

REUTERS

El primer ministro de Ucrania, Nikolái Azárov, ha presentado este martes su dimisión, mientras está reunida la Rada Suprema (Parlamento) en Kiev para abordar la crisis del país, según ha informado la oficina de prensa del Gobierno.

En su carta de renuncia, Azárov señala que dimite "para crear posibilidades adicionales de alcanzar un acuerdo político y social y en aras de un arreglo pacífico" del conflicto que enfrenta desde hace dos meses a la oposición con las autoridades y mantiene a miles de manifestantes en las calles.

"Durante la confrontación, el Gobierno ha hecho todo para lograr una solución pacífica al conflicto. Hemos hecho todo para impedir el derramamiento de sangre, la escalada de la violencia y la violación de los derechos civiles", afirma en su carta al presidente, Víktor Yanukóvich.

Azárov considera que "el Gobierno ha garantizado el funcionamiento de la economía y del sistema de seguridad social en condiciones extremas", y que todos estos años hizo "todo para que Ucrania pudiera desarrollarse como un Estado europeo, democrático".

"He tomado decisiones y he asumido responsabilidades para servir a los intereses del pueblo ucraniano, y por eso puedo mirar a los ojos a cada ciudadano, a cada compatriota", añade. Pero subraya que "lo más importante ahora es conservar la unidad y la integridad de Ucrania".

Azárov asumió la jefatura del Gobierno ucraniano en marzo de 2010, y el 13 de diciembre de 2012 fue confirmado en el cargo por el nuevo Parlamento elegido en los comicios generales.

DIÁLOGO ENTRE GOBIERNO Y OPOSICIÓN

El presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, acordó el lunes con los líderes de la oposición la derogación de las polémicas leyes contra los derechos cívicos que provocaron el estallido de los violentos desórdenes en Kiev.

"Se tomó la decisión política de revocar las leyes adoptadas el 16 de enero que generaron numerosas discusiones. Pero aquellas leyes que no hayan despertado críticas, serán adoptadas mañana de nuevo por el Parlamento", explicó Yelena Lukash, ministra de Justicia, en un comunicado oficial.

Los líderes opositores demandaban la derogación de todas las leyes que coartan las libertades de expresión y de reunión, y que, en su opinión y en la de la Unión Europea, convertían a Ucrania en un estado policial.

Esas leyes serán redactadas de nuevo y conjuntamente por las autoridades y la oposición con el fin de que respondan a los estándares europeos.