TENDENCIAS
05/02/2014 12:40 CET | Actualizado 05/02/2014 12:40 CET

6 actores que pensaron que estaban rodando otra película (VIDEOS)

GTRES/YOUTUBE

Los actores a veces son el alma de la película. Pueden llegar a crear una lengua ficticia (como Milla Jovovich en El Quinto Elemento), bien o a convertirse en el personaje hasta rozar la locura, a lo Robert De Niro en Taxi Driver.

Pero también hay actores que no sólo no tenían la confianza del director como para hacer sugerencias, sino que ni siquiera sabían que película estaban rodando. Actores como...

1. Adrien Brody creyó que era el protagonista de La delgada línea roja.

Su personaje era el protagonista de la historia en el libro original y el guión de rodaje. Fox hizo una agresiva campaña de promoción del entonces desconocido actor, y todo el mundo se quedó de piedra cuando vio el metraje final, donde Brody es un secundario con apenas dos frases.

El actor se sintió profundamente humillado después de rodar varias horas de metraje, de hacer gira promocional y de llevar a sus padres al estreno, convencidos de que era la estrella del filme.

El director Terrence Malick es famoso por cortar a grandes estrellas del metraje final de sus películas. Aún resuena el mosqueo de Sean Penn cuando vio que su papel en El árbol de la vida era diminuto. Pero La delgada línea roja se lleva la palma porque, además de Brody, también desaparecieron (algunos por completo) Gary Oldman, Billy Bob Thornton, Martin Sheen, Viggo Mortensen, Bill Pullman, Jason Patrick y Mickey Rourke.

2. Lolita Sevilla pensó que ella era la estrella de Bienvenido Míster Marshall.

La joven Ángeles Moreno Gómez (verdadero nombre de Lolita Sevilla) llegó a Madrid con 15 años para hacerse famosa. Su carrera como coplista había seguido los pasos lógicos para despuntar, y sus agentes le crearon un papel de lucimiento personal en Bienvenido Míster Marshall para convertirla en una estrella.

Pero el director era Luis García Berlanga, y los guionistas Juan Antonio Bardem y Miguel Mihura, y todos convirtieron la cinta en la famosa sátira política que causó conflictos internacionales y ganó un premio en Cannes. La coplista cantó, y su nombre quedó siempre asociado al famoso Americanos de la película, pero ella estuvo lejos de ser el centro del filme.

3. Charlton Heston no encontró nada homoerótico en Ben-Hur.

Ben-Hur es un clásico del cine épico, una de las grandes películas de la historia que trata sobre la traición de la amistad. El problema es que, en las más de cuatro horas que dura la película, no se explica por qué se produce. El guionista Gore Vidal asegura que la razón es que los personajes principales tuvieron una relación homosexual en su adolescencia que uno trata sin éxito de resucitar. El tono vagamente (eran los años 50) homoérótico que fluye entre Ben-Hur y su amigo de la infancia Messala fue deliberadamente escrito en el guión y deliberadamente ocultado al actor protagonista, Charlton Heston (pero no al intérprete de Massala, Stephen Boyd), porque "se habría derrumbado".

El resultado es una discusión que duró más de 45 años, desde el estreno del filme en 1959 hasta el fallecimiento en 2008 de Heston. La estrella, de ideas conservadoras, negó hasta su muerte que hubiera ningún tono homoerótico en la película, y rechazó la visión del vínculo entre ambos personajes que aún tiene el guionista.

4. Todos los actores de Sospechosos Habituales creyeron ser el malo.

Sospechosos Habituales es un thriller sobre un grupo de criminales que trabajan para el legendario líder del crimen Keyser Soze, cuya identidad permanece oculta en todas sus escenas. Al final, en uno de los grandes giros del cine moderno, se descubre la identidad del antagonista del filme. Para asegurarse de mantener la tensión hasta el último momento, el director Bryan Singer aseguró a todos los actores que su personaje era en realidad Keyser Soze. Así que Kevin Spacey, Gabriel Byrne, Benicio Del Toro, Stephen Baldwin y Kevin Pollak se sentaron el día del preestreno esperando ser el villano de la película.

5. La madre de Carrie consideró la película una comedia.

Carrie es la historia de una niña con poderes telequinéticos que sufre terribles abusos en el instituto y en su casa. Su madre, interpretada por Piper Laurie, es una fanática religiosa, viuda, y el mayor tormento de su hija. Es una de las villanas más memorables, tanto del cine como de la bibliografía de Stephen King, autor del relato original. Pero Laurie ha confesado que el papel le parece tan exagerado y desquiciado que estaba convencida de que la película era una comedia de humor negro con personajes caricaturescos.

El director, Brian de Palma, tuvo que explicarle que su retrato del abuso escolar y el fanatismo religioso no iba en broma, pero la actriz tenía ataques de risa entre toma y toma. Pero Laurie todavía califica la película como "muy dulce".

6. El niño de El Resplandor no tenía ni idea de qué película estaba haciendo.

El Resplandor, basada también en un libro de Stephen King, es una de las películas de terror más famosas de la historia. El pequeño Danny aterrorizado por su padre (una de las actuaciones más impresionantes de Jack Nicholson) fue interpretado por Danny Lloyd, un niño de 6 años que no sabía qué estaba rodando. Aunque el director Stanley Kubrick es famoso por no preocuparse lo más mínimo del estado de salud de sus actores, en este filme se las arregló para mantener al pequeño aislado del horror que estaba grabando.

Lloyd no vio la película hasta que cumplió los 16 años. Durante el rodaje no le mostraron nada del metraje terrorífico, y el niño pensaba que estaban rodando una historia sobre una familia en un hotel. Ni siquiera estaba muy seguro de cuánto le pagaban, y Nicholson contribuyó a mantener la ficción danzando como un indio con el hacha de la más famosa escena de la película.

ESPACIO ECO