INTERNACIONAL
07/02/2014 07:25 CET

8 formas mejores de gastar los millones olímpicos de Rusia

Michael Heiman via Getty Images
ADLER, RUSSIA - JANUARY 08: The Olympic Rings stand outside of Sochi International Airport on January 8, 2014 in Alder, Russia. The region will host the Sochi 2014 Winter Olympics which start on February 6th, 2014. (Photo by Michael Heiman/Getty Images)

Que quede claro que no tenemos nada en contra de los Juegos Olímpicos. Es una noble y antigua tradición cargada de compañerismo, deportividad y competición sana. (Al menos en teoría)

En cambio, uno de los inconvenientes de esta “sana competición”, es el precio cada vez más exorbitante que los países anfitriones pagan para sacar adelante los Juegos, con el apoyo de donantes privados y de los contribuyentes para hacer frente a la factura.

Los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 en Sochi no son una excepción. De hecho, Rusia se lleva la medalla por organizar los Juegos Olímpicos más caros de toda la historia, superando a China, que gastó la impresionante cantidad de 40.000 millones de dólares para los Juegos Olímpicos de Pekín de 2008.

El precio exacto que ha pagado Rusia por los Juegos es un tema muy debatido. En un extremo, dos de los críticos más duros con el presidente Vladimir Putin estiman el gasto en unos 51.000 y 45.800 millones de dólares respectivamente, y acusan a altos cargos del Gobierno y a algunos contratistas de haber malversado miles de millones de dólares. Sin embargo, Putin proporcionó una cifra mucho más baja en una entrevista reciente, en la que argumentó que el Gobierno solo había gastado 6.400 millones hasta el momento.

La cifra de 51.000 millones se desprende de un informe de 2013 realizado por el político Boris Nemtsov y el periodista Leonid Martynyuk, en el que se estima que se han ido por el sumidero de la corrupción entre 25.000 y 35.000 millones de dólares.

La cifra de 45.800 millones fue ofrecida por el líder de la oposición Alexei Navalny, de la Fundación por la Lucha contra la Corrupción, y publicada en un informe de enero de 2014. El informe de la fundación también argumentaba que se había inflado (e incluso duplicado) el coste de al menos diez proyectos relacionados con los Juegos, y que la mayoría de los inversores “privados” tenía algún vínculo con el Gobierno federal.

El Comité Olímpico Ruso, haciéndose eco de las estimaciones de Putin, contó a The Huffington Post que el gasto por la construcción y el trabajo de ingeniería de los Juegos ascendía a 6.000 millones de dólares, más 2.000 millones adicionales por costes de organización.

Putin y otros altos cargos del Gobierno afirman que los informes de la oposición no son exactos, pues algunos de los gastos que registran se pueden atribuir a las inversiones en infraestructuras que se habrían construido de todas formas. Por ejemplo, una autopista de 8.600 millones de dólares, sobre la que Nemtsov comentó: “Si hubieran asfaltado la carretera con 5 millones de toneladas de oro o caviar, el precio habría sido el mismo”.

En cualquier caso, parece que la gente que vive realmente en Sochi y en las zonas de alrededor no se está viendo beneficiada por esta inversión en infraestructuras, lo que nos lleva a la siguiente pregunta del millón:

Si el Gobierno ruso y los inversores tuvieran de verdad 50.000 millones de dólares en el banco, ¿los Juegos Olímpicos serían la mejor manera para gastarlos? Nuestra humilde sugerencia se resume en este artículo, en el que enumeramos ocho formas en las que Rusia podría haber invertido mejor el dinero, y con las que podría haber hecho algo bueno por el mundo:

ESPECIAL PUBLICIDAD