POLÍTICA
01/03/2014 14:17 CET | Actualizado 01/03/2014 16:08 CET

El manifiesto de los socialistas europeos para las elecciones

Los socialistas y socialdemócratas europeos defienden que la UE debe demostrar "una solidaridad real" entre todos sus miembros en materia de inmigración y asilo, para lo que defienden la necesidad de establecer recursos suficientes y mecanismos adecuados que permitan "compartir responsabilidades".

Así consta en el manifiesto con el que los miembros del Partido Socialista Europeo (PSE), con presencia en los 28 países de la UE, se presentan a las próximas elecciones a la Eurocámara, y que ha sido aprobado este sábado en Roma, en una cumbre a la que asisten el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y su 'número dos' y cabeza de lista en estos comicios, Elena Valenciano.

La mención de las políticas de inmigración ha sido una de las preocupaciones que han transmitido de manera especial los socialistas españoles, que, en los trabajos previos a la aprobación del programa electoral común, insistieron también en la importancia de defender las políticas de igualdad y los derechos de salud sexual y reproductiva, que ven atacados con la reforma de la ley del aborto del Gobierno de Mariano Rajoy.

"Para evitar más tragedias humanas, debemos demostrar una solidaridad real entre todos los Estados miembros en materia de política de inmigración y asilo y contar a su vez con recursos suficientes", señala el manifiesto en el marco del sexto de sus diez puntos.

"QUE LA UE NO DEJE A NADIE ATRÁS"

Desde el punto de vista social, el PSE se ha marcado como objetivo de la próxima legislatura luchar por "una Europa que no deje a nadie atrás" y, por eso, defiende que la UE apoye a sus países miembros en "la justa y efectiva redistribución de la riqueza y de las oportunidades". El objetivo es que los ciudadanos puedan tener "ingresos dignos, calidad y accesibilidad de la educación, de la vivienda, de la sanidad y el cuidado de la infancia y las personas mayores, así como unas pensiones adecuadas".

Y para alcanzar estas metas, defiende establecer objetivos vinculantes para el empleo, la educación y la cohesión social y que todas las políticas europeas respeten estos objetivos sociales.

Uno de los puntos del manifiesto está centrado en la igualdad y los derechos de las mujeres, que los socialistas creen que hay que "garantizar, promover y mejorar". Para ello, buscarán un compromiso vinculante que acabe con la brecha salarial y la disparidad de pensiones entre mujeres y hombres y poner fin a la violencia contra las mujeres.

Además, y ante la "actual ofensiva conservadora", apelan a la necesidad de "proteger de forma enérgica y con urgencia la libertad de elección de las mujeres y el acceso a sus derechos sobre salud sexual y reproductiva".

En otro de sus apartados, el manifiesto apela al establecimiento de una legislación que otorgue más poder a los consumidores y se compromete a proteger los derechos de los europeos a "disfrutar de alimentos, productos y entornos seguros". Asimismo, defiende la promoción de un desarrollo rural sostenible y próspero y reconoce el "papel estratégico de la agricultura y la pesca" en sus sociedades.

Además, cree que la UE tiene que "recuperar el liderazgo en la protección del medio ambiente, los recursos naturales, y en la lucha contra la contaminación y el cambio climático" y, para ello, propone "una estrecha colaboración" con sus socios mundiales y "predicar con el ejemplo". Otro de sus compromisos es luchar contra la pobreza energética y garantizar un acceso mínimo a la energía para todo el mundo.