INTERNACIONAL
15/03/2014 10:07 CET | Actualizado 15/03/2014 10:07 CET

La heladora belleza en los Urales (FOTOS)

No sabemos dónde comienza Europa ni tampoco dónde acaba Asia, lo que sí está claro es que los Urales son un frontera, una de las cadenas montañosas más antiguas de la Tierra, que ha visto desde lejos los ataques de diferentes conquistadores a lo largo de la historia.

Con una extensión de 2500 km de largo estas montañas tienen un aura de misterio y lejanía. Esta montañas esconden numerosas historias: la muerte de nueve montañeros en el paso Diatlov, OVNIS o supuestas apariciones del hombre de las nieves y exploraciones de diamantes.

En invierno hay días en los que la temperatura baja hasta los -60ºC. Todo se hiela, hasta el vodka, y surgen paisajes que parecen no tener memoria. A pesar de que el pico más alto tiene apenas 1900 metros, el hielo y la nieve crean formas más allá del tiempo y el espacio.

Sin embargo, en verano era un destino muy popular para los jóvenes en la época soviética. Iban a hacer excursiones y a pasar las noches a la luz de una hoguera con una guitarra, pero este turismo interno mermó considerablemente cuando la gente comenzó a salir al extranjero. En la actualidad hacen esfuerzos para revitalizarlo y poco a poco se van consiguiendo resultados.

La belleza de los Urales se puede apreciar en estas fotos:

  • Serguéi Makurin
    A temperaturas de -50ºC resulta muy complicado moverse, tanto por el hielo como por el frío.
  • Serguéi Makurin
    Los que han visitado este lugar aseguran que “la belleza es capaz de compensar el enorme frío”.
  • Serguéi Makurin
    Las formas evocan esculturas de algún lugar imaginario.
  • Serguéi Makurin
    Las extrañas formas parecen evocar algún tipo de presencia.
  • Serguéi Makurin
    El invierno ruso que se vive en los Urales es algo extremo.
  • Serguéi Makurin
    Cuando las temperaturas bajan tanto, el aire se congela con la propia respiración y es posible oírlo. Los lugareños lo llaman el “susurro de las estrellas”.
  • Serguéi Makurin
    Son la frontera entre Europa y Asia y una de las cadenas montañosas más antiguas de la Tierra.
  • Serguéi Makurin
    El pico más alto es el Naródnaya, de 1895 metros.