POLÍTICA
24/03/2014 19:22 CET | Actualizado 24/03/2014 19:30 CET

Prisión sin fianza por intento de homicidio a un detenido el 22M

EFE

La Policía Nacional ha acusado a uno de los 24 detenidos durante los disturbios de las Marchas de la Dignidad de intento de homicidio, algo sin precedentes en este tipo de sucesos, han confirmado a Europa Press fuentes policiales.

El arrestado en cuestión se llama Miguel M.S., madrileño de 21 años, y la Policía le acusado de tentativa de homicidio por supuestamente atizar con un adoquín de grandes dimensiones a un agente en la cabeza en el Paseo de Recoletos durante los incidentes.

El titular del Juzgado de Instrucción número 30 de Madrid ha ordenado su ingreso en prisión sin fianza. Se le atribuyen, además, delitos de desórdenes públicos y atentado contra agente de la autoridad.

El resto de los detenidos, acusados de lesiones, daños y/o atentado a la autoridad, dependiendo del caso, han pasado este lunes a disposición judicial. Otras tres, menores de edad, han pasado a la Fiscalía de Menores.

UN MANIFESTANTE PIERDE UN TESTÍCULO

Por otro lado, un joven de 23 años, Gabriel. R.S, ha perdido el testículo izquierdo y tiene "tocado" el derecho tras el impacto de una pelota de goma lanzada por la Unidad de Intervención Policial en los últimos momentos de la concentración del pasado sábado, según ha afirmado la propia víctima.

"Lo primero que voy a hacer en cuanto me den el parte de lesiones es denunciar la actuación policial", ha asegurado el joven, que espera recibir el alta médico este martes. Gabriel se desplazó el sábado a Madrid desde Plasencia para participar en la protesta.

Los hechos ocurrieron sobre las 20.40 horas en Cibeles cuando dice haber recibido el pelotazo sin que rebotase en el suelo, según ha adelantado el diario '20 minutos'. "Me ingresaron en el Hospital Gregorio Marañón y esa misma noche me extirparon el testículo izquierdo", ha señalado Gabriel.

El herido reconoce haber participado en los disturbios "porque fueron un grupo de policías infiltrados los que los provocaron para disolver tal cantidad de manifestantes", ha afirmado.

"Lo que hicimos fue, básicamente, defendernos. Construimos barricadas para proteger a la gente, nadie iba armado y fue todo improvisado. De hecho, la concentración aún no había terminado y los convocantes pedían desde megafonía a la Policía que parasen", ha añadido.

El joven ha insistido en la buena actuación del personal médico y los servicios de emergencia. "Incluso los bomberos introdujeron el camión en medio de la carga para detenerla", ha indicado.