INTERNACIONAL
26/03/2014 09:17 CET | Actualizado 26/03/2014 10:47 CET

Obama escenifica en Bruselas la alianza entre EEUU y la UE frente a Rusia y pese al espionaje de la NSA

CONSILIUM

Si durante unos meses las relaciones diplomáticas entre la UE y EEUU habían estado marcadas por el espionaje de la NSA, la cumbre formal entre ambos bloques certificará este miércoles que el adversario común, en este caso Rusia, es un elemento de unión más importante que cualquier disputa.

La cita supone la primera visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a las instituciones comunitarias y a Bélgica, generará unos costes para Bruselas de 500.000 euros y la movilización de 1.500 agentes de seguridad, según el alcalde de la ciudad, Yvan Mayeur.

La crisis política ruso-ucraniana centrará buena parte de sus discusiones, al igual que el deseo de la UE de crear un entorno en el que dependa menos del suministro de gas de Rusia.

"Está claro que, como trasfondo a la crisis ucraniana, se hablará del suministro energético, pero las posibilidades concretas que pueda ofrecer EEUU en este ámbito, ya sea gas esquisto u otro, quedarán sujetas a las negociaciones del acuerdo de libre comercio e inversiones" (conocido como TTIP), explicaron fuentes comunitarias.

En la parte energética de la cumbre también se abordará el cambio climático y los diferentes niveles de ambición en los objetivos de reducción de emisiones con los que tanto la UE como EEUU acudirán en 2015 a la cumbre de la ONU en París.

En la cumbre, que comenzará sobre las 12.40 hora peninsular y que sigue a la que se celebró en 2011 en Washington, participarán por parte de la UE los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, la jefa de la diplomacia, Catherine Ashton, el comisario de Comercio, Karel De Gucht, y el representante comunitario en EEUU, Joao Vale de Almeida.

Obama, por su parte, estará acompañado por el representante de Comercio Exterior de Estados Unidos, Michael Froman, y el embajador de EEUU ante la UE, Anthony Luzzatto Gardner.

LIBRE COMERCIO

La cumbre servirá, asimismo, para analizar el estado de las negociaciones sobre el TTIP, que comenzaron en julio de 2013, a fin de dar "instrucciones políticas" a los responsables estadounidense y comunitarios del dossier, Froman y De Gucht, respectivamente.

Barroso y Van Rompuy pedirán, además, a Obama que incluya en el programa estadounidense de exención de visados los cinco países miembros que no disfrutan de la reciprocidad: Polonia, Rumanía, Bulgaria, Chipre y Croacia.

En el terreno político, la UE y EEUU esperan que la cumbre sirva para restaurar la confianza después de las revelaciones de espionaje masivo de la NSA a ciudadanos, líderes, empresas e instituciones europeas, señalaron las fuentes.

ESPIONAJE NSA

Obama anunció el pasado mes de enero que las nuevas regulaciones tendrían en cuentan la privacidad de los ciudadanos extranjeros, no protegidos constitucionalmente en EEUU del espionaje de la NSA.

El presidente estadounidense aseguró el martes tras la III Cumbre sobre Seguridad Nuclear en Holanda que las revelaciones de espionaje a países aliados, aunque "haya podido ser irritante, no define las relaciones entre países".

Las reformas en la NSA anunciadas por Obama "nos ha dado un nuevo ímpetu para trabajar y establecer dónde están los límites" en la recogida de material de inteligencia, indicaron las fuentes comunitarias, en referencia a la intención de fortalecer el acuerdo bilateral Safe Harbour y a las negociaciones de un "claro" acuerdo marco sobre la protección de datos.

Obama aprovechará su visita a Bélgica para visitar junto al primer ministro belga, Elio Di Rupo, y el rey Felipe el Cementerio y Memorial estadounidense Campo de Flandes, donde están enterrados 368 soldados de ese país fallecidos en la Primera Guerra Mundial.