INTERNACIONAL
15/04/2014 07:27 CEST | Actualizado 15/04/2014 07:27 CEST

Los prorrusos buscan extender una 'república popular' en el este de Ucrania

AFP

El este de Ucrania es un auténtico avispero. Los separatistas prorrusos, que mantienen ocupada la sede del gobierno regional en Donetsk, han prometido continuar su estrategia y tomar el control de infraestructura estratégica en toda la provincia que han declarado como "República Popular" independiente.

Desafiando el ultimátum de Kiev para entregarse, alrededor de dos decenas de líderes separatistas se han dado cita al final del lunes para una reunión de estrategia en una oscura sala del último piso del edificio de once plantas que mantienen ocupado desde hace ocho días.

"Todo, desde la limpieza de la ciudad al sistema de alcantarillado, el aeropuerto, las estaciones de tren, el Ejército (...) debería estar bajo vuestro control", ha afirmado Vladimir Makovich, uno de los líderes separatistas.

Donetsk, una provincia de 4,3 millones de habitantes -el 10% de la población ucraniana- y donde se encuentra buena parte de la industria pesada del país, es el mayor trofeo en las regiones del este que han conseguido hasta el momento los separatistas prorrusos.

Kiev ha amenazado con una acción militar contra los separatistas y ha acusado a Moscú de organizar la inestabilidad en el este, donde se concentran principalmente los rusófonos del país, para repetir el escenario de Crimea, la península del mar Negro que Moscú se anexionó el mes pasado.

LA CONVERSACIÓN ENTRE PUTIN Y OBAMA

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha expresado su "gran preocupación" por el apoyo de Rusia a los "grupos separatistas prorrusos armados" en Ucrania durante una conversación con su homólogo ruso, Vladimir Putin, según ha informado la Casa Blanca.

En base a esta versión de la conversación telefónica, Obama ha destacado que el objetivo de los mismos es "minar y desestabilizar al Gobierno ucraniano" y ha pedido a Putin que "use su influencia ante estos grupos para que abandonen los edificios que han ocupado" en el este del país.

Asimismo, ha recalcado "la importancia de que Rusia retire a sus tropas de la frontera con Ucrania para reducir las tensiones". Además, ha advertido de que Moscú hará frente a mayores costes si continúa con sus políticas en Ucrania, según ha recogido el diario estadounidense USA Today.

"El presidente ha destacado el creciente aislamiento político y económico de Rusia como resultado de sus acciones en Ucrania y ha dejado claro que los costes en los que Moscú ha incurrido serán mayores si persisten estas acciones", ha detallado.

Por último, ha asegurado que la conversación ha tenido lugar "a petición de Moscú" y ha valorado que, si bien existe aún la posibilidad de una solución diplomática, la misma "no llegará en un ambiente de intimidación militar por parte de Rusia, provocación armada dentro de Ucrania, y una retórica agresiva por parte del Kremlin".

PUTIN PIDE A OBAMA QUE EVITE EL USO DE LA FUERZA

Durante la llamada, Putin ha instado a su homólogo estadounidense a hacer todo lo que esté en su mano para evitar "el uso del a fuerza y el derramamiento de sangre" en el este de Ucrania, donde ha negado que Rusia esté implicada en los últimos acontecimientos.

"La actual protesta en el sureste del país es el resultado de la falta de voluntad y la incapacidad por parte del actual régimen en Kiev para considerar los intereses de los rusos y los rusófonos", ha resaltado Putin en su conversación telefónica con Obama, según ha informado el Kremlin.

"Putin ha pedido a Obama que use todas sus capacidades para evitar el uso de la fuerza y el derramamiento de sangre", ha añadido el Kremlin, en referencia a la decisión de las autoridades ucranianas de lanzar una operación antiterrorista a gran escala contra los separatitas prorrusos.

NUEVOS TIEMPOS