POLÍTICA
05/06/2014 13:52 CEST | Actualizado 05/06/2014 17:26 CEST

Medidas del BCE: tipos al 0,15%, cobro a la banca por guardar dinero y 400.000 millones en liquidez

El BCE saca la artillería contra la baja inflación con un conjunto de medidas destinado a restablecer el crédito y evitar la caída generalizada de precios. Las principales medidas anunciadas por Mario Draghi son las siguientes:

  • Rebaja de tipos de interés, que estaban en el 0,25%, hasta el 0,15%, un nuevo mínimo histórico.
  • Penalización a la banca que almacene dinero en el BCE con una tasa negativa de interés del -0,1%. También por primera vez en la historia
  • Operación selectiva de financiación a largo plazo (con el nuevo acrónimo TLTRO). En la práctica, una barra libre de liquidez dotada con 400.000 millones de euros.
  • Fin de la esterilización de activos, una operación que según Draghi no tiene ya sentido y devolverá al mercado 165.000 millones. Desde 2010, cuando el BCE compraba bonos de deuda españoles o griegos, se obligaba a retirar del mercado un volumen similar para mantener estable el flujo monetario. Ya no lo hará.

[ANÁLISIS de David Cano Martínez, director general de AFI: Tipos de interés... ¡negativos! Y más]

"Aún no hemos terminado", ha añadido Draghi. Si la inestabilidad sigue, el BCE se plantea comprar deuda para animar el crédito y anclar la recuperación.

En concreto, Draghi explicó que con las nuevas inyecciones de liquidez se articularán en torno a sendas subastas en septiembre y diciembre de 2014 con vencimiento en septiembre de 2018.

Esta medida está destinada a fomentar el préstamo a los hogares y a las compañías no financieras, excluyendo los préstamos a los hogares para la compra de vivienda. Draghi aseguró que el BCE tendrá mecanismos para comprobar que estas inyecciones de liquidez se destinen a la economía real.

"Las entidades que no cumplan ciertas condiciones respecto al volumen de sus préstamos netos a la economía tendrán que devolver el dinero en septiembre de 2016", advirtió.

En esta línea, desde marzo de 2015 a junio de 2016, las entidades podrán solicitar también trimestramente al organismo hasta tres veces la cantidad equivalente a su crédito neto al sector privado, excluyendo los préstamos a los hogares para la compra de vivienda.

COMPRAS DE ABS

Por otro lado, Draghi informó de que el Consejo de Gobierno ha decidido intensificar los trabajos prepatorios para realizar compras de valores respaldados por activos (ABS) para mejorar el funcionamiento del mecanismo de transmisión de la política monetaria.

Con esta iniciativa, se considerará comprar valores "simples y transparentes" que están respaldados por activos, teniendo en cuenta los cambios deseables en el entorno regulatorio, y trabajará con otras instituciones para lograr este efectos.

Asimismo, confirmó que prolongará las subastas de liquidez a tipo fijo a medio plazo hasta al menos diciembre de 2016 y suspenderá las operaciones de esterilización de la liquidez inyectada a través del programa de compra de bonos en los mercados secundarios.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), Draghi ha explicado que el BCE ha adoptado esta medida teniendo en cuenta las previsiones económicas y el análisis de la transmisión de la política monetaria.

El presidente del BCE asegura que con este paquete de medidas buscan apoyar la concesión de crédito a la economia real y confía en que contribuirán a que la inflación regrese a su objetivo del 2%.

LA BOLSAS SUBEN TRAS EL EFECTO DRAGHI

Las principales bolsas europeas se anotan importantes avances gracias a las medidas monetarias expansivas anunciadas por el Banco Central Europeo (BCE), que han acercado al índice de referencia de la bolsa española, el IBEX 35, a 11.000 puntos (nivel de febrero de 2011) con un alza cercana al 2 %.

En un primer momento, las bolsas europeas se aprovecharon de la rebaja de los tipos de interés del 0,25 % al mínimo del 0,15 %, pero el anuncio de que el BCE acometerá nuevas inyecciones de liquidez a los bancos para que fluya el crédito se convirtió en el verdadero acicate para que las plazas bursátiles despegaran.

La decisión del instituto emisor europeo también incidió en otros mercados, ya que provocó la depreciación del euro hasta niveles de febrero pasado (1,35 dólares).

Además, alentó la compra de bonos (el rendimiento de las obligaciones españolas a diez años bajaba hasta el mínimo histórico del 2,8 por ciento con la prima de riesgo en 134 puntos básicos, nivel similar al de julio de 2010).

Impulsada por la banca, la bolsa española subía un poco antes de las dos de la tarde, tras la rebaja de tipos, hasta 10.850 puntos.

Pm 140605 by Nathan Jones