INTERNACIONAL
23/06/2014 10:05 CEST | Actualizado 23/06/2014 10:07 CEST

Kerry viaja a Irak tras respaldar al presidente de Egipto, que llegó al poder tras un golpe

REUTERS

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, llegó este lunes a Bagdad en una visita sorpresa para analizar con las autoridades iraquíes el conflicto que atraviesa el país.

Se espera que el jefe de la diplomacia estadounidense se entreviste con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, así como con el presidente del Parlamento, Osama al Nuyaifi, y el destacado clérigo chií Emar al Hakim.

Kerry, cuya estancia en Bagdad durará unas pocas horas, viajará a continuación a Erbil para reunirse con el presidente de la región autónoma del Kurdistán, Masud Barzani.

El secretario de Estado comenzó este domingo una gira por Oriente Medio y Europa para abordar principalmente la situación en Irak, escenario de una ofensiva de insurgentes suníes y del yihadista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) contra el gobierno de Al Maliki.

Bagdad ha pedido a EEUU que lance bombardeos aéreos contra los insurgentes, pero hasta el momento Washington se ha limitado a desplegar a 300 asesores militares, insistiendo en que esto no supone reiniciar sus operaciones de combate en Irak y que la solución al problema no pasa por una vía exclusivamente militar.

AVAL AL PRESIDENTE DE EGIPTO

Antes de viajar a Irak, el secretario de Estado mostró su confianza en el compromiso del presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, de revisar las leyes de derechos humanos, y en que en un futuro su país pueda volver a brindar a Egipto toda su ayuda militar, parte de la cual está congelada.

Tras su reunión con Al Sisi en El Cairo, donde aterrizó como primera parada de su gira por Oriente Medio y Europa, Kerry aseguró en rueda de prensa tener la impresión de que el mandatario egipcio "está comprometido con la revisión de las legislaciones de derechos humanos y de la Justicia" en Egipto.

Al Sisi llegó al poder tras derrocar por la fuerza a Mohamed Morsi, el primer presidente elegido democráticamente en el país. Luego se presentó a unas elecciones que ganó abrumadoramente con una bajísima participación.

Kerry estuvo acompañado en su alocución ante los periodistas por el ministro egipcio de Asuntos Exteriores, Sameh Shukri, con quien también mantuvo un encuentro previo.

Shukri destacó las buenas relaciones que unen a su país con EEUU y la necesidad de 'eliminar cualquier malentendido'.

El ministro aludió así al enfriamiento de la cooperación entre ambos países desde el golpe de Estado que derrocó en julio de 2013 al entonces presidente Mohamed Mursi.

EEUU decidió un tiempo después congelar una parte de los 1.300 millones de dólares de ayuda militar que suministra anualmente al país árabe, aunque a finales de abril anunció que relajaría esa suspensión.

Al respecto, varios responsables del departamento de Estado que acompañan a Kerry explicaron en un comunicado que hace diez días ya se liberó la cantidad de 570 millones de dólares de ayuda militar destinada a Egipto.