NOTICIAS
23/06/2014 15:18 CEST | Actualizado 24/06/2014 16:39 CEST

Plácido Domingo vuelve al Teatro Real y pide más educación pública y menos IVA cultural

Plácido Domingo sufre la maldición de los Rolling Stones. En 1982 un recital del por entonces tenor y hoy barítono coincidió con el de sus satánicas majestades. Este miércoles, se subirá al escenario del Teatro Real mientras los Rolling actúan en el estadio Santiago Bernabéu. El coliseo madrileño le encanta para cantar ópera, pero le parece “claustrofóbico” para un recital más festivo y dedicado a España. “A mi España”, lleva por nombre la cita.

Domingo llega a Madrid con una deuda pendiente, la de actuar ante el público de la capital que el año pasado quería verle en la representación de Il Postino, la ópera del mexicano Daniel Catán que se quedó sin su voz por una embolia pulmonar. Domingo intentó sin éxito que los que no pudieran verlo entonces lo hicieran esta semana. “Había pensado en el Bernabéu, pero para mi sorpresa, el mismo día va a haber un concierto de los Rolling Stones”, sonríe.

¿Cuál es su España? La de un nuevo rey, Felipe VI, del que admira su “madurez” y del que espera una apuesta firme por la cultura. La de unos jugadores de la Roja que sucumbieron porque estaban “exhaustos” ante el “ansia de venganza de Holanda”.

Pero su España es, a su pesar, también la del Palau de les Arts de Valencia, que languidece “peligrosamente” por falta de financiación tras años de megalomanía política. O de los recortes en educación.

MENOS IVA Y MÁS EDUCACIÓN

El tenor y barítono, o “baritenor”, como aseguran que a veces le gusta definirse, ha reclamado un compromiso con la educación pública y particularmente con la música. En ese sentido, ha pedido que España sea “pionera” en la obligatoriedad de clases de música en todas las escuelas en los primeros peldaños de la educación. “Muy poco. Una hora a la semana, pero que el niño y la niña sepan que hay una música que no hay que explicarle ni siquiera que es música clásica. Hay que preparárselo de una manera divertida”, ha pedido.

“La música pop la escuchan en todas partes”, según él. No fomentar la educación musical sería “peligroso” por cuanto podría vaciar los teatros al privarlos del “público del futuro”. “No es una cuestión de gasto. Es bastante fácil”, ha dicho. Se trata de voluntad política.

De la misma manera, Domingo también pidió favorecer al sector cultural y acabar con “la situación problemática por el IVA”. “La gente quiere ir al teatro, quiere ir al cine, quiere ir a la ópera” y los poderes públicos deben favorecerlo.

¿QUÉ QUIERE SER DE MAYOR PLÁCIDO DOMINGO?

En 1972, un artículo publicado en The New York Times se preguntaba lo siguiente: “¿Durará Plácido Domingo en la cúspide de la liga de los tenores? ¿Corre el riesgo, a los 31 años, de quemarse y unirse a la lista de víctimas como sus predecesores?”

Domingo recuerda cómo en varias ocasiones se ha dudado de su longevidad profesional. “Quizás dentro de dos semanas ya no canto”, dice el ahora barítono.

A preguntas de El Huffington Post, Domingo confiesa una de sus anhelos de juventud. “Ir a la universidad. Es uno de mis sueños”, dice antes de reconocer que no cree que vaya a tener tiempo para cumplirlo. Entre otras cosas, porque tiene los próximos cuatro años planificados al detalle.

Están llenos de música con el repertorio de barítono, que lo tiene “entusiasmado”, o con la batuta en la mano y dirigiendo a orquestas. Contra las profecías, voluntad de hierro. “Seguiré cantando si el planeta sigue moviéndose”, asegura.

(Plácido Domingo actúa junto a Ana María Martínez, bajo la dirección de Alejo Pérez, este miércoles en el Teatro Real de Madrid. Obras de Giuseppe Verdi, Georges Bizet y Emmanuel Chabrier, relacionadas con España, y piezas de los compositores españoles Reveriano Soutullo y Juan Vert, Pablo Luna, Manuel Penella, Ruperto Chapí, Federico Moreno Torroba, Pablo Sorozábal y Agustín Lara)

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'