POLÍTICA
24/06/2014 07:18 CEST | Actualizado 24/06/2014 10:30 CEST

Alberto Sotillos: "Madina, Sánchez y Tapias son vieja política"

EFE

Se llama Alberto Sotillos, tiene 28 años y aspira a ser el nuevo líder del PSOE. Este militante de base de la agrupación socialista de Pozuelo de Alarcón (Madrid) recorre estos días España intentado recabar los casi 10.000 avales que necesita para poder participar en la consulta del próximo 13 de julio en la que se elegirá al sustituto de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Respaldado por el movimiento Socialismo Democrático, el socialista -sociólogo, consultor de comunicación e hijo de Eduardo Sotillos, portavoz del primer Gobierno de Felipe González- critica la deriva del partido en los últimos años, pide acabar con el poder de los barones y considera que sus rivales representan a la vieja política. Tiene difícil conseguir los apoyos para llegar a la recta final, pero lucha por convertir en una corriente interna al grupo que encabeza.

¿Por qué se presenta para ser secretario general del PSOE?

Porque muchos compañeros habían hecho muchísimo trabajo para renovar este partido desde hace más de diez años en todos los congresos y las conferencias políticas y sus propuestas habían quedado olvidadas. Había que darles voz, fuerza y la posibilidad de salir adelante.

¿Qué le pasa al PSOE? ¿Por qué ha llegado a esta situación tras el batacazo de las elecciones europeas del 25 de mayo?

Ha perdido todas sus señas de identidad y hace mucho tiempo que no tiene líneas rojas. Se mueve casi por un motivo electoralista de recuperar votos. Hasta que no recuperes la credibilidad, tu propio espacio y, sobre todo, la valentía de defender aquello en lo que crees será imposible recuperar un voto.

El PSOE no está para conseguir el voto por el voto, sino para defender unas ideas y convencer. Si las dejamos de lado para sacar votos, desaparecemos.

¿Cuáles son los principales cambios que tiene que hacer el PSOE?

Necesita ofrecer a la ciudadanía una compensación democrática. Como no va a recuperar la credibilidad en un año, de aquí a las elecciones municipales, hay que decirles a los ciudadanos 'no te pido que me creas, pero pongo los mecanismos de control para que no pueda hacer lo contrario de lo digo'.

Tiene que sacar adelante procesos revocatorios del mandato, temas de listas abiertas o cerradas desbloqueadas, poner limitación de mandatos, fin de la duplicidad de cargos y, sobre todo, una apuesta por la transparencia como no se ha visto nunca en España. De esta forma, compensa al ciudadano, que te va a tener controlado y fiscalizado.

Presentó la candidatura en la Puerta del Sol, el espacio de las grandes manifestaciones del 15-M. ¿Cómo puede recuperar el PSOE ese espíritu que han captado partidos como Podemos o IU?

El PSOE hace mucho tiempo dejó su espacio, se olvidó de él. La constatación última es cuando salió al estrado Alfredo Pérez Rubalcaba en el Congreso y dijo que, a pesar de tener alma republicana, votamos monarquía. En mayo de 2010 cuando salió José Luis Rodríguez Zapatero -en el ya famoso anuncio de los recortes-, lo que vino a decir es que, a pesar de tener alma socialista, vamos a hacer neoliberalismo. Desde entonces la hemos venido liando porque si no somos socialistas, es muy difícil sacar un proyecto socialista.

Lo que tiene que hacer es no olvidar que la democracia es inherente al socialismo. Si se niega y se plantea que son grupos radicales, le estamos dejando a otros partidos la única opción para la regeneración del país.

PAGA LA CAMPAÑA "DE SU BOLSILLO"

¿Cómo lleva la recogida de avales? ¿Conseguirá los 9.874 avales necesarios para ser candidato oficial?

Creemos que sigue estando la posibilidad, a pesar de las trabas épicas que nos puedan llegar a poner. Nos lanzamos sabiendo lo que hay. Llevamos 5.500 kilómetros en carretera en cinco días, llegamos a las dos de la mañana a casa, estamos cinco minutos y nos volvemos a ir… Estamos haciendo todo lo que está en nuestras manos y más.

¿Eliminaría el sistema de avales?

Inmediatamente, que los militantes decidan quién pasa a la segunda vuelta y quién gana. El sistema de avales es un filtro del aparato.

¿De dónde sacan recursos para la candidatura?

De la ayuda de voluntarios militantes de toda España que se ponen en contacto con nosotros y nos ayudan a recoger en las provincias avales y hablar en las agrupaciones del proyecto. Económicamente, teniendo en cuenta que no somos diputados ni estamos liberados ni tenemos cargos que nos puedan ayudar, es tan fácil como coger tu tarjeta de crédito, confiar en que lo puedas ganar con tu trabajo fuera del partido y entre todos hacer las aportaciones para pagar la gasolina. Estamos recorriendo España pagándolo de nuestro bolsillo. [Sotillos tiene una empresa de consultoría de comunicación para empresas, entidades y particulares y ha escrito el libro Democracia contra la democracia]

LOS RIVALES: "VIEJA POLÍTICA"

¿Cómo ves a tus rivales Pedro Sánchez, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias?

Representan lo que es nuestro único rival, que es la vieja forma de hacer política. No se trata de nombres porque el proyecto es escaso. Somos los únicos que hemos propuesto cómo hacer lo que todos dicen que hay que hacer. Nos arriesgamos a ese cómo del congreso de la refundación. Son vieja política, de llamada a los barones, frente a nosotros, sin barón, sin aparato.

¿Has tenido contacto con alguno de los barones? ¿Te han llamado?

El único contacto que traté de tener fue con Tomás Gómez porque es el secretario general de la federación en la que milito. Le envié un mensaje informándole y le llamé. No obtuve respuesta.

¿Por qué no se ha integrado la candidatura con la de Pérez Tapias?

Nosotros estábamos encantados, pero cuando dijimos que había que hacer un congreso de los militantes y evitar volver a la misma inercia de convocar ejecutivas... Es decir, si gana Pérez Tapias le van a hacer la Ejecutiva. Nosotros le dijimos que la única manera de parar el bucle es que antes de aprobar la Ejecutiva, es convocar un congreso refundacional. No le parece una buena opción. Tapias se queda en el qué, abrir el partido, y ya está. Es que es muy difícil mojarse con en el cómo.

Defiende las primarias abiertas para elegir al candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno después del congreso…

Lo más abiertas posibles. Está medio definido, pues aprovechemos para decir que no haya avales. Frente a los que digan que salen candidaturas ‘chikilicuatres’, pido un respeto porque solo se pueden presentar militantes. ¿Entonces estamos llamándoles ‘chikilicuatres’ a los militantes? Oiga no, no por ser diferente. Además, que haga el filtro la propia militancia. Vamos a decirle a la ciudadanía que es un proceso abierto y promovamos el debate constante.

¿Quién cree que va a ganar?

Pues espero que gane la opción de que decida la militancia y no los mismos aparatos. Sobre el papel, siendo realista, parece que va a ganar el mismo modelo de partido. Es un profundo error que cerremos en falso este congreso porque puede ser la última vez que la ciudadanía nos mire con interés y con atención.

Si lo eligieran secretario general, ¿cuál sería su primera medida?

La convocatoria del congreso, sin delegados, sin avales, sin barones, para la militancia. Romper el modelo de partido directamente en un solo gesto.

(Sigue leyendo después de la fotografía)

Alberto Sotillos, en el centro, durante un acto de su campaña en Zamora

"EL TÉRMINO CASTA ES UNA FALTA DE RESPETO"

¿Se considera "casta" como define Podemos también al PSOE?

No, el término casta es una falta de respeto a toda la militancia y al más del 95% de concejales del PSOE que no cobran un duro. De hecho, pierden dinero por ser representantes públicos.

Podemos negarlo o podemos atajarlo. Si lo que hacemos es seguir en los consejos de administración con las puertas giratorias y decidimos en una reunión con Mariano Rajoy y el rey cuál es el futuro de la Jefatura del Estado, es muy difícil salir a la calle y que no haya un grito de casta. Se trata de responder con hechos y no con indignación.

Cuando se produce una elección interna se critica al aparato, pero si luego se gana un congreso se pilota la dirección. ¿Cómo se lleva esta contradicción o discurso?

Nuestra propuesta es que directamente el aparato sea la militancia. No queremos ser el dueño del búnker, queremos que esto sea una plaza. No hace falta aplaudir con las manos arriba, pero que sea la militancia la que decida y así se consigue que el aparato sea democrático y representativo.

¿Qué le parece la gestión de Rubalcaba al frente del PSOE?

Pues que durante dos años hemos perdido un tiempo tremendamente valioso para poner el partido al servicio de la ciudadanía y demostrar que hay una alternativa socialista. En lo interno y en lo externo, hemos estado dos años parados en las mismas peleas innecesarias del 38 congreso.

Una de las críticas que más se escucha es que el PSOE ya no es un partido de izquierdas. ¿Qué dice ante eso?

El partido es profundamente de izquierdas, republicano y laico, pero los espacios de decisión de poder están solamente en la Ejecutiva, que tiene otros intereses y que en demasiadas ocasiones no coinciden con la militancia y la ciudadanía, sino con esas reuniones que no sabemos que hay.

Hay que ser independientes para poder ser socialistas, de izquierdas y hacer fuertes a los débiles. Cuando se depende de los poderosos difícilmente se puede hacer política para los débiles.

¿Cómo está el PSOE hoy y en qué quiere convertirlo?

El PSOE está ahora mismo sirviendo a intereses que en demasiados casos no conocemos. Deberá estar fiscalizado y controlado por la ciudadanía para que vuelva a ser una herramienta de cambio de poder.

EN CORTO

Si no es elegido secretario general, ¿quién le gustaría que fuera?

Un militante de base.

Defina en una palabra a los secretarios generales que ha tenido el PSOE desde la Transición. ¿Felipe González?

Una ilusión perdida.

¿Joaquín Almunia?

Una guerra de aparatos.

¿José Luis Rodríguez Zapatero?

Nos falló.

¿Alfredo Pérez Rubalcaba?

El vacío.

¿Quién es su referente político?

Mis compañeros, la ciudadanía, mis amigos, los que te dicen lo que está bien y mal.

¿Estaría dispuesto a gobernar en coalición con Podemos?

Sí, además no va a depender de nosotros, salvo que seamos capaces de aglutinar a muchas fuerzas. Tenemos que ser capaces de gobernar con quien la ciudadanía nos diga que tenemos que gobernar.

¿Cuál es su máxima aspiración política?

Conseguir que la política esté en manos de los ciudadanos para que puedan utilizarla en su favor y tener un espacio de contraprestación de poder.

¿Cómo acabaría con la corrupción?

Denunciándola y reformando la Justicia, para lo cual hace falta cambiar los partidos políticos y que haya independencia judicial.

¿Con quién no pactaría nunca?

Con el PP.

¿Verá algún día una España republicana?

Sí, mucho más temprano que tarde, se abrirán las grandes alamedas.

EL 'OTRO' SOTILLOS

Hay vida más allá de la política. Alberto Sotillos confiesa que su película favorita es Amanece que no es poco, que la música de Joaquín Sabina ha sido clave en su vida y que los libros que más le han marchado son Cien años de soledad y El perfume. Apenas ve la televisión, pero sí pasa horas con su hijo viendo en Youtube vídeos de gente que abre huevos Kinder para conocer la sorpresa que llevan. Todo un fenómeno en la red.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

ESPECIAL PUBLICIDAD