NOTICIAS
01/07/2014 12:10 CEST | Actualizado 01/07/2014 15:05 CEST

Martin Schulz, de nuevo presidente del Parlamento Europeo

ENVIADO ESPECIAL A ESTRASBURGO.- El socialdemócrata Martin Schulz ha sido reelegido presidente del Parlamento Europeo.

Schulz ha logrado 409 votos, la mayoría absoluta, muy por delante de otros candidatos, como Pablo Iglesias, que logró 51. Se convierte así en el primer presidente de la Eurocámara reelegido.

En sus primeras palabras, Schulz ha reclamado a la Unión Europea que luche contra el desempleo, especialmente el juvenil, impulse nuevas políticas de inmigración y energéticas, que respeten el nuevo ambiente. Pero sobre todo, que deje de estar "ensimismada" consigo misma y se abra a los ciudadanos y el mundo.

Schulz, que intentó sin éxito convertirse en presidente de la Comisión, un cargo con infinitamente más peso político en el que se situará Jean-Claude Juncker, se convierte así en el primero en repetir mandato desde 1979, cuando se comenzó a elegir por sufragio directo a los diputados.

EL GRAN PACTO TRAS SCHULZ

Schulz es el exponente de la estabilidad parlamentaria, garantizada por el acuerdo entre los conservadores y socialdemócratas europeos, que se dividen la presidencia en dos turnos de dos años y medio cada uno.

Nacido en 1955, Eschweiler, cerca de Aachen (Alemania), el nuevo presidente habla francés e inglés con fluidez, y tiene nociones de otras lenguas, como el español. Es vehemente y a veces colérico. Hace gala de un lenguaje más fluido y directo que muchos de sus compañeros de partido, pero es un europeísta con mucha carrera en el establishment comunitario. No en vano lleva 20 años como eurodiputado y fue ocho años presidente del grupo parlamentario socialista, por lo que ha sido clave en muchas de las decisiones tomadas con el consenso de otros grupos durante la crisis económica o la construcción europea.

LIBRERO SIN CARRERA UNIVERSITARIA

Jefe de filas del SPD en la Eurocámara desde el año 2000, ha leído mucho, pero no tiene carrera universitaria. De pequeño quería ser futbolista hasta que una lesión lo apartó del camino a la Bundesliga. En la localidad de Würselen fue librero durante doce años y alcalde durante otros doce.

Su momento más mediático en la Eurocámara, donde despliega una agenda frenética, fue en 2003. Un discurso en el plenario de Silvio Berlusconi, entonces presidente de Italia, desató el malestar de los eurodiputados, siendo Schulz la punta de la lanza contra la arrogancia del cavaliere. La respuesta de Berlusconi fue todo un trampolín para el hoy candidato a la Comisión

"Señor Schulz, sé que en Italia hay un productor que está trabajando en una película sobre los campos de concentración nazis. Le vería bien en el papel de capo. ¡Sería usted perfecto!"

La respuesta del muy alemán Schulz, que había acorralado a Berlusconi por su política, aliados e intereses privados, fue no responderle "por respeto" a las víctimas del Holocausto.

EL DEBUT DE IGLESIAS

Esta sesión en la Eurocámara ha sido el debut para Pablo Iglesias (Podemos), candidato de la Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL) para presidir la institución. El español ha pedido el respaldo a los eurodiputados del sur y del este para que "no solo puedan mirar a la cara de la gente", sino también para defender Europa.

Les ha solicitado su apoyo "consciente" de que muchos europarlamentarios "no comparten este secuestro de la Democracia" y están "comprometidos con el bienestar de los pueblos". Asimismo, se ha mostrado en contra de la "gran coalición" que impone la austeridad en el continente.