INTERNACIONAL
15/07/2014 08:52 CEST | Actualizado 15/07/2014 08:54 CEST

Mohamed VI se salta el protocolo del Ramadán para recibir con una gran cena a Felipe VI y Letizia

GTRES

Unos 300 invitados han acudido en la tarde noche del lunes al 'iftar', la única comida con la que los musulmanes rompen el ayuno en el mes del Ramadán, que ha ofrecido el monarca alauí, Mohamed VI, en honor de los Reyes de España en el Palacio Real de Rabat.

La recepción de altos dignatarios extranjeros es muy rara en un Marruecos que se paraliza por el Ramadán, pero Mohamed VI ha hecho una excepción para agasajar a los reyes Felipe y Letizia.

Consejeros reales, miembros del Gobierno, parlamentarios de las dos Cámaras, la cúpula militar y representantes del cuerpo diplomático acreditado en Marruecos figuraban entre los invitados, repartidos en mesas de unas ocho personas colocadas rodeando el estanque del patio del palacio.

Mohamed VI se ha vestido para la cena con la indumentaria tradicional marroquí, esto es chilaba blanca, casquete rojo en la cabeza (tarbush) y babuchas en los pies, mientras que su mujer, la Princesa Lalla Salma, llevaba un vestido largo blanco con pedrería. La pareja ha salido a recibir a los Reyes a la entrada del patio del palacio, donde les ha dejado un Mercedes de época.

LA REINA, CON CAMISA BLANCA

Letizia ha elegido para la ocasión una camisa blanca y una falda larga brocada en tonos blanco y plata, mientras que Felipe VI llevaba un traje oscuro con corbata verde. Los dos monarcas han estado sentados uno al lado del otro en la mesa presidencial. Letizia, entre Mohamed VI y su hermano, Mulay Rachid. El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, también estaba sentado en la mesa presidencial, entre dos hermanas del monarca alauí.

Han degustado un menú típico del 'iftar', que arranca con la sopa harira, que lleva carne, tomates y garbanzos y se sirve acompañada de dátiles y continúa con diversos platos dulces y salados donde no pueden faltar las tradicionales empanadillas (briouat). Salvo la mesa presidencial, el resto de los invitados ha degustado una cena tipo buffet en la que había gran cantidad de zumos y leben, suero de leche con un sabor agrio muy apreciado por las tribus bereberes.

Entre los invitados también se ha visto al explorador Antonio José 'Kitín' Muñoz y Valcárcel, acompañado de su mujer, Kalina de Bulgaria, hija de Simeón de Bulgaria, y con la que reside en Marruecos.