INTERNACIONAL
17/07/2014 21:21 CEST | Actualizado 17/07/2014 21:42 CEST

Israel bombardea un hospital con pacientes incapacitados

AFP

Tanques israelíes han bombardeado el hospital de Al Wafa en Gaza, donde hay 14 pacientes muy graves, algunos de ellos con parálisis o en estado de coma.

Según ha informado el director del centro, varias personas han resultado heridas en el ataque.

"Los tanques israelíes están bombardeando el hospital, hay varios pisos afectados y varias enfermeras han resultado heridas", ha declarado el director Basman Alashi a AFP.

"¡No hay ningún lugar seguro en Gaza! Si un hospital no es seguro, ¿qué lo es?" , se lamentaba el responsable del centro.

El hospital está financiado por la Unión Europea y en él una decena de extranjeros trataban de proteger el centro como escudos humanos.

Entre ellos se encuentra el activista malagueño Manu Abu Carlos (Manuel Pineda), que en Twitter ha narrado el bombardeo israelí.

La gravedad de los pacientes ha hecho imposible poder evacuarlos antes del ataque. Los responsables del centro están tratando de contactar con otros hospitales de Gaza para poder trasladarles en ambulancias.

"Pero las ambulancias están en uso, ya que los bombardeos son constantes en otros lugares", ha explicado Alashi, que ha añadido que "cada paciente tiene que ser evacuado de forma individual porque no pueden moverse."

ISRAEL ASEGURA QUE SE OCULTAN MILICIANOS

Israel asegura que en este edificio, uno de los más cercanos a su frontera, se ocultan milicianos de Hamás, silos de cohetes y túneles que conducen a las lanzaderas de cohetes, algo que el cuerpo médico que allí queda niega de plano.

El hospital ya fue atacado el pasado viernes por la artillería israelí, que derribó parte de su planta superior.

La aviación y la marina israelíes comenzaron esta noche a bombardear con gran intensidad el norte y el sur de Gaza, horas después de que concluyera la tregua humanitaria exigida por la ONU.

Cerca de 240 palestinos han muerto en la actual ofensiva israelí, la mayor parte de ellas civiles y de ellos 49 niños. En el otro bando un ciudadano israelí murió por los cohetes de Hamás.