INTERNACIONAL
30/07/2014 21:33 CEST | Actualizado 30/07/2014 21:33 CEST

La Reserva Federal de EEUU (FED recorta estímulos tras constatar un repunte de la economía

AFP

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha decidido por unanimidad rebajar en otros 10.000 millones de dólares (7.474 millones de euros) el importe de sus programas de compra de deuda, según informa la institución, que constata una repunte de la economía en el segundo trimestre.

De esta manera, el importe de los estímulos descenderá desde los 35.000 millones de dólares (26.162 millones de euros) hasta los 25.000 millones de dólares (18.689 millones de euros), lo que supone la sexta reunión consecutiva en la que la Fed recorta el plan en 10.000 millones de dólares.

En un comunicado, la Fed apunta que existe suficiente fortaleza en general en la economía para apoyar la actual mejora de las condiciones del mercado laboral, y añade que, tras el progreso acumulado en el camino al máximo empleo y la mejora de la perspectiva de las condiciones del mercado laboral, el Comité decidió reducir de nuevo comedidamente el ritmo de sus compras de activos.

En concreto, la Fed reducirá a partir de agosto en 5.000 millones de dólares (3.734 millones de euros) tanto las compras de valores respaldados por hipotecas, hasta 10.000 millones de dólares (7.474 millones de euros), como las de bonos del Tesoro a largo plazo, hasta 15.000 millones de dólares (11.201 millones de euros). Sin embargo, seguirá reinvirtiendo los beneficios obtenidos al vencimiento de los valores adquiridos con anterioridad.

En su opinión, estas compras que aún realizará deberían "mantener las presiones a la baja en los tipos de interés a largo plazo, apoyar los mercados hipotecarios y ayudar a hacer las condiciones financieras más acomodaticias en general, lo que debería promover una recuperación económica más fuerte".

En este sentido, remarca que si la información futura apoya su previsión de una mejora de las condiciones del mercado laboral y de una inflación acercándose a sus objetivos podría reducir de nuevo las compras de activos de forma gradual en futuros encuentros, pero incide en que las compras de activos "no son una senda preestablecida".

REPUNTE ECONÓMICO

Respecto a la situación económica, la Fed destaca que la información recibida desde su última reunión a mediados de junio el crecimiento de la actividad económica "repuntó en el segundo trimestre", mientras que la inflación se ha acercado algo a su objetivo del 2% a largo plazo.

En esta línea, subraya que las condiciones del mercado laboral mejoraron, con un nuevo descenso de la tasa de paro. Sin embargo, advierte que varios indicadores apuntan que sigue existiendo una "significativa infrautilización" de los recursos laborales.

Además, señala que el gasto de los hogares parece estar aumentando "moderadamente", al mismo tiempo que avanza la inversión fija empresarial, pero, en cambio la recuperación del sector inmobiliario sigue siendo lenta.

En este contexto, la institución presidida por Janet Yellen considera que los riesgos para la perspectiva de la actividad económica y el mercado laboral están "prácticamente equilibrados", y cree que ha disminuido la probabilidad de que la inflación permanezca por debajo de su objetivo del 2% de forma persistente.

MANTIENE LOS TIPOS

Por otro lado, la Fed ha mantenido una vez más los tipos de interés en un rango objetivo de entre el 0% y el 0,25%, y aseguró que, para determinar cuánto tiempo se mantendrán en este mínimo histórico, el comité evaluará los progresos, tanto logrados como previstos, para alcanzar sus objetivos del máximo empleo y una inflación del 2%.

La institución sigue previendo que, en la situación actual, sería apropiado mantener los tipos en el actual nivel durante un tiempo "considerable" después de que concluya el programa de compra de deuda, especialmente si la inflación sigue por debajo del objetivo del 2% a largo plazo.

"Incluso después de que el desempleo y la inflación se sitúen cerca de los niveles coherentes con su mandato, las condiciones económicas podrían, durante un tiempo, garantizar que los tipos de interés se mantengan por debajo de los niveles que la institución considera normales en el largo plazo", añade.

Todos los miembros del Comité han votado a favor de las decisiones excepto Charles I. Plosser, quien se mostró en contra de seguir afirmando que se mantendrán los tipos en el actual nivel durante un tiempo "considerable" después de que concluya el programa de compra de deuda, ya que este lenguaje hace solo referencia al tiempo y no refleja el "considerable progreso" hecho hasta la fecha hacia los objetivos del Comité.