POLÍTICA
31/07/2014 14:16 CEST | Actualizado 31/07/2014 15:00 CEST

"El deporte une y no divide" y otras 7 frases de Rajoy a la selección de baloncesto

"El deporte une y no divide". Para quien se pueda dar por aludido y tan sólo un día después de reunirse con el presidente de la Generalitat de Cataluña en La Moncloa, el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha aprovechado la audiencia con la selección española de baloncesto para lanzar un mensaje de unidad.

Con motivo del próximo Mundial de baloncesto, que se celebrará en Madrid del 30 de agosto al 14 de septiembre, Rajoy ha recibido a los baloncestistas en La Moncloa y ha señalado el deporte como nexo de unión de los españoles. "En las próximas fechas, todos los españoles vamos a estar detrás de la selección", ha dicho el presidente del Gobierno.

Según el presidente del Gobierno "toda España" está con la selección de baloncesto. "Creo que esto lo puedo decir en nombre de toda España. Luego hay muchas cosas que digo con las que está de acuerdo alguna gente y otras, poquísima. Pero creo que en esto de que con la selección española estamos todos los españoles se sentirían identificados con lo que digo todos los españoles".

"El deporte engrandece la imagen de nuestro país. (...) El deporte da alegrías a la gente. Con el deporte, realmente la gente se pone muy contenta. Es verdad que cuando pierde se pone menos contenta, pero da muchas alegrías a la gente cuando nuestros deportistas ganan y triunfan por el mundo adelante (sic)", ha añadido Rajoy durante su discurso ante los jugadores.

Rajoy considera que el baloncesto español vive su mejor época histórica y ha recordado cuando "de pequeño" seguía por la televisión a los "magníficos jugadores" que "siempre" tuvo España, como Sáez, Emiliano, Sevillano, los hermanos Maragall, Buscató o Epi, entre otros. "Lo bueno es que cada vez nos vamos superando más, como queda acreditado viendo lo que hacéis", ha afirmado.

El presidente del Gobierno, al que los jugadores han regalado una camiseta con su nombre y un balón firmado, ha terminado su discurso con una petición: "Dadnos alegrías".