POLÍTICA
12/08/2014 08:46 CEST | Actualizado 12/08/2014 17:49 CEST

Unos 700 inmigrantes tratan de entrar en Melilla a través de la valla y una treintena lo consigue

GTRES

Unos 700 inmigrantes de origen subsahariano han protagonizado este martes un nuevo intento de entrada masiva a Melilla, algo que habrían conseguido al menos una treintena, según la Delegación del Gobierno en Melilla.

Según fuentes policiales, esta madrugada se ha avistado a un grupo de inmigrantes, aunque ha sido sobre las 06:00 horas cuando se han aproximado a la frontera por la zona comprendida entre el aeropuerto y el puesto fronterizo de Barrio Chino, en un tramo de 800 metros de amplitud.

Unos 500 se han dividido en dos grupos al acercarse a la valla y, en direcciones opuestas, intentaron rebasarla, "tras utilizar piedras y otro tipo de objetos contra las fuerzas marroquíes a las que consiguieron ir sorteando en su acercamiento al perímetro fronterizo", según la Guardia Civil.

Cerca de 30 han logrado acceder a la zona de entrevallas y "destrozar una de las puertas interiores de las verjas", lo que les ha permitido "conseguir entrar en territorio español". El resto ha sido controlado por guardias civiles, unidades de refuerzo de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) y un helicóptero.

El segundo de los saltos ha ocurrido una hora más tarde, sobre las 07.05 horas, en las inmediaciones del Río de Oro. Un grupo de unos 200 inmigrantes ha intentado, sin éxito, superar el vallado. Cincuenta inmigrantes se han encaramado a la valla y han bajado pasadas las 14:00, cuando han sido trasladados al CETI de Melilla.

TRES INMIGRANTES HERIDOS

La treintena de inmigrantes que han conseguido saltar se han dirigido corriendo hacia el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). Pero tres han necesitado asistencia sanitaria, uno de ellos tras caer de la valla. Según la Delegación del Gobierno, este presentaba "una herida inciso-contusa en el cuero cabelludo que le originó una importante hemorragia inicial" que ha sido "drásticamente cortada por un guardia civil, usando sus propias manos para frenar la perdida de sangre entre tanto llegaban los servicios médicos".

El inmigrante ha sido atendido en el Hospital Comarcal de la Ciudad y se encuentra en buen estado. Los otros dos subsaharianos atendidos tenían malestar general y una fractura en un tobillo.

La Delegación ha resaltado que, para sortear las nuevas medidas anti-intrusión desplegadas a lo largo del vallado, los inmigrantes se han ayudado de rústicas escaleras de madera de fabricación artesanal y objetos diversos (como piedras) que han lanzado contra las fuerzas de seguridad a ambos lados de la valla de Melilla.

La zona ha sido acordonada por la Guardia Civil, que también la controla por vía aérea. En las últimas semanas se han intensificado los intentos de entrada de subsaharianos, tanto por las vallas de la frontera con Marruecos como por el Estrecho de Gibraltar. En esas aguas se han rescatado en las últimas 48 horas a cerca de 500 inmigrantes en lanchas hinchables, varios de ellos menores.

SOMOS LO QUE HACEMOS