TENDENCIAS
19/08/2014 14:02 CEST | Actualizado 19/08/2014 14:02 CEST

Lucy Hilmer, la fotógrafa que lleva 40 años retratándose en 'topless' (FOTOS)

La fotógrafa Lucy Hilmer lleva los últimos 40 años dando un sentido literal y poético a la expresión inglesa birthday suit con una serie de imágenes bajo el mismo nombre. La traducción sería "traje de cumpleaños", pero equivale a nuestro "como Dios le trajo al mundo". Desde 1974, esta artista de San Francisco, en Estados Unidos, se retrata cada año con nada más que unos zapatos, calcetines y unas bragas de color blanco.

Es todas las fotografías de esta serie aparece en topless y en todo tipo de poses, desde observando el océano hasta mirando a cámara mientras da el pecho a su bebé. Así, ha creado una historia visual de su propia vida en la que vulnerabilidad, orgullo, misterio y revelación se muestran a partes iguales.

All images © Lucy Hilmer

Birthday suits comenzó con un autorretrato sin ninguna intención de convertirse en una serie sobre su vida. "Acababa de empezar mis estudios en fotografía en San Francisco y me fui a Zabriskie Point, en el Valle de la Muerte, en California. Por intentarlo y como homenaje a (Miguel Ángel) Antonioni y su película homónima contra la contracultura me propuse tomar una imagen de mí misma así, porque en esos días él había dicho que no podía confiar en nadie mayor de 30 años. En 1974, cuando cumplí 29 años, pensé que tenía que inmortalizarme a mí misma en el último buen año que me quedaba", ha contado al Huffington Post estadounidense.

Hilmer se tomó muchas fotografías ese día, pero la que destacó fue una de ella sin sujetador. "Reconocí a esa persona más que a la chica superficial que salía en las demás. Esa chica en bragas era vulnerable, abierta, rara. Esa era yo".

All images © Lucy Hilmer

Desde entonces, lo ha convertido en un ritual anual. En sus propias palabras, Hilmer estaba obsesionada con el tiempo y la noción de que todos nos vamos conviertiendo en diferentes versiones de nosotros mismos. En el proceso, se encontró a sí misma dejando atrás su identidad de niña de la década de los 50, forjándose su propio camino dentro del floreciente movimiento feminista.

"Vengo de la generación anterior a la liberación de la mujer y quería sacudir los estereotipos de una cultura que me etiquetaba como una chica guapa, lo suficientemente delgada como para ser modelo y poco más", ha explicado. "Armada con mi cámara y mi trípode, encontré una manera de definirme en mis propios términos y en la manera lo más auténtica que pude".

All images © Lucy Hilmer

Más que documentar el paso del tiempo, Hilmer ha creado un lenguaje simbólico entendible no sólo por ella y sus seres queridos -que a veces aparecen en sus fotografías-, sino también por quienes las contemplan.

Escenas como las de ella agachada en un nido de ramas de árboles muertos o de pie en una cuneta pueden tener poco sentido para el que las ve, pero sí transmiten el mensaje de una mujer segura de sí misma.

"Lo que he aprendido (de esta serie) va más allá de lo que puede ser expresado en una fotografía.... que realmente no soy tan distinta de los demás y que las verdades que compartimos están muchas veces ocultas. Lo que creo que he hecho con estos autorretratos es quitarme una capa o dos y revelar algunas de esas verdades universales", ha afirmado la artista.

All images © Lucy Hilmer

Aunque lleva haciendo fotografías desde la década de los 70 ha sido en los últimos diez años cuando se ha centrado en la presentación de su obra al público. Tras recibir el premio FotoFest Houston en 2012, este año se ha alzado con el premio de talento emergente Lens Culture. A sus 69 años, este premio ha dado fama a sus imágenes, que han empezado a ser conocidas a través de internet.

"Es alucinante para una ermitaña como yo. He estado recibiendo correos electrónicos maravillosos llenos de cariño y gratitud de personas de todo el mundo". Su siguiente paso es publicar un libro. "Por el momento, mi mayor objetivo es encontrar una editorial de calidad".

All images © Lucy Hilmer

All images © Lucy Hilmer

All images © Lucy Hilmer