POLÍTICA
25/08/2014 09:21 CEST | Actualizado 25/08/2014 09:21 CEST

El menú de Merkel y Rajoy en su cena privada en Santiago

EFE

Merkel y Rajoy deciden nuestros destinos al sabor de la cocina gallega. Los líderes se han recorrido un tramo del Camino de Santiago y han bajado la caminata con lo mejor de la tierra del presidente mientras charlaban durante casi cuatro horas, según La Voz de Galicia.

El restaurante El Pasaje se encuentra en la Rúa do Franco de Santiago de Compostela, en un edificio de principios del siglo XX. Los líderes europeos, en un reservado con la única compañía de las dos intérpretes, han abierto boca con unas anchoas del Cantábrico (cada una 2,80 euros) y un queso gallego (que puede ir desde los 5,90 euros del queso de tetilla a los 15 euros del envejecido con manteca).

No se conoce qué han comido exactamente, pero el restaurante tiene una variada carta con los mejores platos de la cocina gallega, entre los que pudieron elegir:

MARISCO, SEGURO

¿Qué mejor que un buen marisco en Galicia? Es el mejor lugar para degustar percebes, que dependiendo de su tamaño pueden costar desde los 70 euros el kilo de los pequeños hasta los casi 200 euros el de los gigantes. Otra opción es tirar por lo típico de la ciudad: una vieira compostelana (8,60 euros) o una especial, grande y gratinada (12 euros).

O quizá fueron a los clásicos gallegos: camarones (entre 120 y 160 euros el kilo), almejas finas (90 euros el kilo) u ostras (seis por entre 14 y 30 euros, según el tipo).

LOS SEGUNDOS: MAR, MAR... Y TIERRA

Si para los segundos optaron por productos del océano, tuvieron las mejores opciones: un bogavante de la ría (69 euros el kilo), centolla (58,75 euros), langosta gallega (149 euros el kilo), o los pescados a la gallega (el bacalao de 21 euros, la merluza de 19, o el rape, que cuesta 35,50 euros el kilo).

Quizá Merkel tuvo curiosidad por lo que degustan sus paisanos cuando vienen a España de vacaciones y decidieron compartir una paella gallega con bacalao (46,50 euros para dos). Pero si se sintieron carnívoros, en la carta también tenían donde elegir: desde los 14,90 euros del solomillo de ternera a los 66 euros el kilo del chuletón de buey de la casa.

DE POSTRE NO HAY TARTA

Aunque lo normal habría sido cerrar con tarta de Santiago, a Merkel no le gustan las tartas. Así que pudieron optar por fruta (el bote de mirabeles en almíbar sale por 14 euros) o helados artesanales (7,90 euros en sorbete).

La Voz de Galicia también recoge el menú que comieron los acompañantes (personal de apoyo, 14 personas, personal diplomático, siete). Todo muy gallego: pimientos de Padrón, mejillón en escabeche, xoubiñas, merluza a la gallega con grelos o bonito de Burela con tomate. Ellos sí tomaron tarta (de Santiago).

Decidieran lo que decidieran Merkel y Rajoy sobre la austeridad, está claro que ellos no la "disfrutaron".

TE PUEDE INTERESAR...