NOTICIAS
09/09/2014 14:39 CEST | Actualizado 09/09/2014 14:41 CEST

El Ayuntamiento de Madrid revisará uno a uno todos los árboles de la capital

GTRES

Lo que en julio era algo "normal" para la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ya no lo es tanto, por lo que el Ayuntamiento hará una "revisión completa" de todos los árboles de la capital después de que este martes una rama matase a un hombre en el barrio de Santa Eugenia, la segunda víctima por caída de árboles en los últimos meses.

El delegado de Medio Ambiente del Ayuntamiento, Diego Sanjuanbenito, ha explicado que el consistorio tiene intención de elaborar una ficha por cada uno de los dos millones de árboles que pueblan la capital.

Además, según ha anunciado el delegado, se llevarán a cabo dos estudios con testificación instrumental sobre árboles con anomalías para dos puntos concretos de Madrid: el eje Prado-Recoletos y la Colonia del Manzanares.

Este estudio se presentará "a finales de septiembre o principios de octubre", ha señalado Sanjuanbenito y se podrían extender a otras zonas de la ciudad por determinar en función de las especies y la edad del ejemplar. Habrá que esperar hasta final de año para conocer, por otro lado, el dictamen del estudio de la comisión de expertos en el Retiro.

El concejal ha expuesto que el inventario está previsto en los contratos y que el Consistorio tiene presupuestado el control del inventario acometido por las empresas adjudicatarias. La directora general de Zonas Verdes, Marta Alonso, ha señalado en este punto que en agosto se acometieron inspecciones específicas "debido a la situación de preocupación ciudadana ante la caída de ramas y árboles".

Se han centrado en parques y en arbolado viario al tiempo que se han revisado todos los ejemplares de cierta edad, con especial hincapié en aquellos que sobrevuelan zonas infantiles y terrazas.

Desde el pasado 21 de junio, la caída de ramas y árboles en la capital se ha cobrado ya dos víctimas mortales y ha herido a varias personas, entre ellas a una niña de 7 años.

Ante esta situación, el conservador del Real Jardín Botánico, Mariano Sánchez García, ha reclamado la elaboración de un plan de gestión de todo el arbolado que incluya un completo inventario para determinar qué ejemplares deberían eliminarse para evitar más desgracias.