ECONOMÍA
22/09/2014 18:00 CEST | Actualizado 22/09/2014 18:04 CEST

Draghi advierte de que la recuperación "está perdiendo impulso"

REUTERS

De una "recuperación gradual" y no sin cierto optimismo a una recuperación que "está perdiendo impulso" media una declaración de Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE).

Ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara, Draghi ha advertido de la pérdida de fuelle de la economía europea, que adolece de un elevado paro y la falta de crédito. Draghi se ha mostrado dispuesto a activar nuevas medidas no convencionales para combatir el riesgo de un periodo prolongado de baja inflación, pero ha reclamado a los Estados miembros reformas estructurales para que su actuación tenga efecto.

"La recuperación económica en la eurozona está perdiendo impulso", ha dicho. El crecimiento se estancó durante el segundo trimestre y los indicadores recibidos durante el verano son 'más débiles de lo esperado", ha indicado el banquero italiano.

Hasta ahora, Draghi había hablado de "recuperación gradual", de impulso de la demanda interna en algunos países y de que lo peor había pasado ya.

"El inaceptablemente alto nivel de paro y el débil crecimiento del crédito frenarán probablemente la fuerza de la recuperación", ha alertado el presidente del BCE, que ha mencionado además los riesgos de un aumento de las tensiones geopolíticas y de "insuficientes reformas estructurales".

Tras situarse en el 0,4% en agosto, la inflación "seguirá en niveles bajos en los próximos meses, antes de aumentar gradualmente en 2015 y 2016".

LAS MEDIDAS DEL BCE FUNCIONAN

Draghi ha defendido ante la Eurocámara la batería de medidas adoptadas por el BCE en junio y septiembre para combatir el riesgo de baja inflación: la reducción de los tipos de interés hasta el mínimo del 0,05%, el programa de subasta condicionada de liquidez TLTRO y la compra de deuda privada. En particular, el presidente del BCE ha dicho que los 82.600 millones de euros adjudicados en la primera subasta del 18 de septiembre están 'dentro del rango que esperábamos', pese a que los analistas preveían al menos 100.000 millones.

"Aunque es todavía demasiado pronto para analizar el impacto de los TLTROs en la economía, su anuncio ya ha tenido un impacto positivo notable en el sentimiento de los mercados financieros", ha resaltado el banquero italiano. A su juicio, estas inyecciones de liquidez 'actuarán como una herramienta poderosa para reforzar la transmisión de política monetaria y facilitar nuevos flujos de crédito a la economía real'.

En todo caso, Draghi ha reiterado que está dispuesto a "utilizar instrumentos no convencionales adicionales dentro de nuestro mandato y alterar la talla y/o la composición de nuestras intervenciones no convencionales si es necesario para hacer frente a los riesgos de un periodo demasiado prolongado de baja inflación".

SOMOS LO QUE HACEMOS