POLÍTICA
01/10/2014 09:17 CEST | Actualizado 01/10/2014 11:22 CEST

El ayuntamiento gallego de Baralla, dañado tras la explosión de un artefacto

EFE

Un artefacto ha explotado sobre las 4.50 horas de este miércoles en el Ayuntamiento del municipio de Baralla (Lugo) y en edificios adyacentes y ha causado importantes daños en el edificio.

El artefacto había sido colocado ante la entrada principal del Ayuntamiento, han señalado a EFE fuentes de la investigación. A la espera de los análisis más detallados, El delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, ha explicado que el artefacto explosivo estaba compuesto por pólvora, "entre tres y cinco kilos" contenidos en una olla a presión.

Está descartado que la explosión se deba a un hecho fortuito o provocado por un accidente. Los investigadores trabajan con la hipótesis de que Resistencia Galega está detrás de la explosión. Juárez ha asegurado que 'todo apunta' a que el grupo terrorista está detrás, dado el modus operandi con el que se produjeron los hechos, aunque la acción aún no ha sido reivindicada.

El delegado del Gobierno ha recordado que el 7 de octubre de 2013 un artefacto explosivo colocado de la misma forma por Resistencia Galega causó importantes daños en el Ayuntamiento de Beade (Ourense) y también ha hecho hincapié en que la próxima semana serán juzgadas tres personas por su supuesta pertenencia a este grupo terrorista independentista.

Los daños han sido especialmente graves en la planta baja del Consistorio. Como consecuencia del suceso, la zona ha sido acordonada y está cortado el tráfico de la N-VI a su paso por el casco urbano de Baralla, en el kilómetro 470, ya que restos de la estructura han llegado a la calzada.

El alcalde de la localidad, el popular Manuel González Capón, protagonista de polémicos comentarios profranquistas en el pasado, ha comentado que la explosión se escuchó en pueblos situados "a cuatro o cinco kilómetros" de la capital municipal y que fue "evidentemente" intencionada, puesto que "tuvo lugar en la entrada, por la parte de dentro".

"Estamos indignados, porque esto no tiene sentido", ha asegurado el alcalde popular, que vive a cien metros de la Casa Consistorial y se despertó con la explosión.