INTERNACIONAL
06/10/2014 12:31 CEST | Actualizado 06/10/2014 12:31 CEST

Un sínodo diferente: Francisco se abre a las nuevas formas de familia

EFE

El Papa inauguró el pasado domingo en el Vaticano el Sínodo de la Familia, una asamblea extraordinaria sobre los desafíos familiares que está levantando casi tanto interés mediático como el Concilio Vaticano II (1962-1965).

Los motivos de la polémica radican en la división manifiesta entre la rama católica conservadora y la progresista, en la que se encuadra el actual pontífice. Así, los miembros eclesiásticos en contra de la postura aperturista del Papa no están de acuerdo con algunos de los temas que se tratarán en esta reunión, como el matrimonio y la adopción para las personas homosexuales o el divorcio.

Ya en la víspera del Sínodo, el Papa lanzó un mensaje en clave desde su cuenta de Twitter, @pontifex, en el que advertía que "la Iglesia y la sociedad necesitan familias felices".

Pero la cosa no queda ahí; en la inauguración del Sínodo, Francisco no dejó de expresar los riesgos de la gobernanza por los que los "malos pastores" caen en la "hipocresía y en la codicia del dinero y el poder" y cargan sobre las personas responsabilidades que ni ellos mismos asumen.

Sin embargo, la asamblea no sólo se centrará en el divorcio y el matrimonio homosexual, sino también en "la debilidad de la figura paterna", "la violencia" familiar sobre las mujeres y niños, la ludopatía, el alcoholismo o incluso "los ritmos de trabajo intensos".

"ESCUCHAR LOS LATIDOS DE ESTE TIEMPO"

El debate, que tendrá lugar en el Vaticano a puerta cerrada, contará con 253 participantes, de los que 191 serán "padres sinodales" y el resto se dividirá entre expertos laicos y -por primera vez en un sínodo- 14 matrimonios. Otra particularidad: más del 60% de los participantes provienen de Asia, América Latina, África y Oceanía.

Ante una asamblea de tal intensidad, Francisco ha instado a sus obispos a cooperar con "libertad, creatividad y laboriosidad", a escuchar "el grito del pueblo" y a prestar atención a "los latidos de este tiempo" para abordar con credibilidad la temática de la familia.

"Debemos escuchar los latidos de este tiempo y percibir el olor de los hombres de hoy, hasta quedar impregnados de sus alegrías y de sus esperanzas, sus tristezas y sus angustias. En ese momento sabremos proponer con credibilidad la buena noticia de la familia".

Al finalizar la asamblea, se votará un documento común que servirá de guía para el próximo Sínodo ordinario del mismo tema, que se celebrará en octubre de 2015, y tras el cual verán la luz las conclusiones del Papa.

El domingo 19 de octubre se pondrá fin a este sínodo con la beatificación de Pablo VI, el pontífice que concluyó el Concilio Vaticano II e instituyó el Sínodo de Obispos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: