POLÍTICA
14/10/2014 11:16 CEST | Actualizado 14/10/2014 12:29 CEST

Aguirre: "Podemos no quiere un acuerdo, sino 100.000 euros que no voy a pagar"

EFE

La falta de un poder notarial válido ha obligado a aplazar el acto de conciliación que celebraban este martes la expresidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, y Pablo Iglesias, líder de Podemos.

"Podemos no quiere un acuerdo, sino 100.000 euros que no voy a pagar", ha sostenido a su llegada al juzgado la expresidenta de Madrid. Si no hay acuerdo, el acto dará paso a un procedimiento judicial por la querella por injurias y calumnias que ha presentado Iglesias contra la 'lideresa'.

El europarlamentario interpuso una demanda de conciliación contra Aguirre después de que le relacionara con el régimen de Hugo Chávez, el de Fidel Castro y con manifestaciones de apoyo a ETA. En la demanda solicita que la dirigente popular se retracte de sus palabras públicamente.

Según Aguirre, el objetivo de esta querella "criminal" no es conciliar, sino que pague a Podemos 100.000 euros "por haber reproducido en un comentario editorial" los titulares de algunos de los periódicos de mayor difusión. De finalizar sin acuerdo el acto de conciliación, el asunto podría derivar en un caso judicial.

Aguirre ha ironizado con que en la querella no figura que Iglesias apoya el castrismo, algo que también dijo, y ha considerado que lo que quiere Pablo Iglesias es "amedrentar" a los adversarios políticos "que discrepen de él". La expresidenta de Madrid ha indicado que, si Podemos pide 100.000, ella va a reclamar 500.000 por haberla acusado de "corrupta" y destinará ese dinero a la orden religiosa que lucha contra el ébola en África.

PODEMOS: EL RETRASO SE DEBE A UNA "ARGUCIA LEGAL"

Iglesias no ha comparecido y ha mandado en su lugar a Juan Carlos Monedero, portavoz de Podemos, que no ha sido capaz de acreditar que era su representante porque el poder notarial "no existía o no estaba completo", según ha comentado Aguirre al salir del juzgado.

Monedero ha acusado al PP de valerse de una "argucia" legal para retrasar el acto de conciliación y ha reprochado que los "partidos de la casta" retrasen los procedimientos y no vayan "al corazón de las cosas".

Aguirre ha sostenido que es la primera vez en 30 años de carrera política que alguien quiere solventar un debate ideológico en los juzgados y "con 100.000 euros" y ha mostrado copias en gran tamaño de las noticias sobre las que se basaban sus afirmaciones.

Concretamente, la dirigente madrileña se ha referido a un titular de El País que señalaba que una fundación cercana a Podemos cobró 3,7 millones del expresidente venezolano Hugo Chavez y otro de El Mundo, que apuntaba que Pablo Iglesias ayudó a la red de apoyo a presos de ETA.

EL RIFIRRAFE

En diversos encuentros, Aguirre acuso a Iglesias de aplicar las "técnicas de propaganda" de los "genios de la maldad", en referencia a los propagandistas del comunismo y el fascismo. En su blog, Aguirre escribió que Podemos "está con el chavismo, con el castrismo y con ETA" y que lo demás es "palabrería".

El líder de Podemos le respondió que "si de alguien era aliado Goebbels era del gobierno español de Franco", al que ha calificado de "padre político de Aguirre y del PP".

Podemos logró por crowdfunding 13.000 euros entre simpatizantes para presentar la demanda de conciliación. Tras la denuncia, Aguirre sostuvo que en sus comentarios sobre Iglesias únicamente se había limitado a repetir lo que había conocido en los medios de comunicación.

ADEMÁS:

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'