NOTICIAS
16/10/2014 09:12 CEST | Actualizado 16/10/2014 09:12 CEST

Encuentran restos de cucarachas y larvas en comedores escolares en Madrid y Castilla y León

EFE

Un colegio de Madrid ha cerrado su comedor después de que los niños encontrasen bichos en la comida que según parecen son cucarachas. En Castilla y León la Junta ha abierto una investigación para aclarar el hallazgo de larvas de gorgojo en la comida de seis colegios de la Comunidad.

La cocina del colegio público Meseta de Orcasitas, en el distrito madrileño de Usera, permanece clausurada y a la espera de su "desinsectación" tras la aparición el pasado día 10 en los platos de comida de bichos y el posterior hallazgo en un conducto de una campana de "lo que parecen cucarachas".

Así lo asegura en un chat de la página web del colegio un miembro del Consejo Escolar, quien añade que "parece ser que en el conducto de la campana hay una pequeña repisa en la que han podido ver, y sacado fotos, restos de lo que parecen cucarachas". El equipo directivo del centro ha informado a los padres mediante un comunicado colgado también en su web de que la desinsectación del comedor y la cocina del colegio se llevará a cabo este jueves.

Fuentes de la Consejería de Educación han confirmado a Efe que, como medida preventiva y "hasta la erradicación del problema detectado en el servicio de comedor", los usuarios del comedor del colegio "reciben desde hoy [por el miércoles] la comida en un servicio de catering preparado fuera de la cocina del centro". Hasta el momento, según las mismas fuentes, "no se tiene constancia de absolutamente ningún problema de salud de los usuarios del comedor, cuyo funcionamiento corresponde en una empresa concesionaria".

La Consejería de Educación ha explicado que la dirección del colegio se ha puesto en contacto con el servicio de inspección sanitaria del Ayuntamiento de Madrid, el organismo encargado de supervisar las instalaciones de la cocina del colegio y determinar su situación.

LARVAS EN CASTILLA Y LEÓN

La Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León abrió este martes una investigación para aclarar el hallazgo de larvas de gorgojo en la comida de seis colegios de la Comunidad. Una partida de pasta en mal estado parece ser el origen del problema, que ha afectado a cinco colegios de la provincia de León y uno de la de Segovia y por el que la concesionaria del servicio de comedor de los centros, Serunión, ya ha pedido disculpas.

En los colegios Antonio Valbuena de la capital leonesa, en el Trepalio de Trobajo del Camino, en el Centro Rural Agrupado de Riaño y en el colegio Las Cañadas de Tresacasas se llegó a servir la comida, en la que posteriormente monitores de los comedores detectaron la presencia de las larvas sin que los alumnos llegaran a comerlo, según ha precisado la Junta en un comunicado.

La empresa concesionaria del servicio de comedor en estos centros atribuye la presencia de estas larvas a una partida de pasta envasada en un paquete de cinco kilogramos cuya fecha de caducidad era de 30 de noviembre de 2016.

Además, en los colegios leoneses de La Palomera y Antonio González de Lama también se llegaron a detectar los insectos, pequeños gusanos sin patas, de color blanco y de una longitud aproximada de un centímetro, aunque en estos casos no se llegó a servir la comida, han informado fuentes de la Consejería en un comunicado.

Serunion fue la que comunicó lo sucedido el pasado día 9 de octubre a la Consejería de Educación, que al día siguiente se puso en contacto con la empresa para "solicitar aclaraciones". El martes se celebró una reunión entre la dirección de la empresa en Castilla y León y la Consejería de Educación, en la que la firma que sirvió las comidas aseguró que la ingesta de los gorgojos "no hubiese producido daño alguno a la salud".

Las "muestras testigo" conservadas en los centros donde se ha detectado la presencia de las larvas en la comida serán recogidas por la Junta de Castilla y León para su análisis, mientras que la empresa ha iniciado su propio control de calidad en la sopa de cocido y llevará a cabo análisis microbiológicos. Como medida de comprobación, se está analizando el protocolo de actuación desde que el producto fue adquirido por la empresa concesionaria hasta su emplatado para identificar los posibles puntos críticos. Se verificará, asimismo, que la empresa fabricante del producto y la distribuidora cumplen con toda la normativa higiénico-sanitaria.

Como medida de mejora, la empresa concesionaria del servicio encargará una monitorización y seguimiento de los procesos de las empresas fabricantes y de los proveedores de alimentos y, a su vez, la Consejería de Educación hará lo mismo con todas las empresas concesionarias.

EL HUFFPOST PARA HONEST